El CEO de WhatsApp abandona Facebook tras diferencias sobre privacidad

WhatsApp Business

WhatsApp es la app de mensajería más popular del mundo. Cuenta con más de mil 500 millones de usuarios y supera a Facebook Messenger, WeChat, QQ Mobile y Skype.

La plataforma fue creada por Jan Kuo y Brian Acton y está disponible desde 2009. En la actualidad es el estándar de la comunicación personal gracias, en gran medida, a que fue adquirida por Facebook durante 2014 por 19 mil millones de dólares.

Este lunes, Jan Kuom anunció que dejará de ser el CEO de WhatsApp y saldrá de la junta directiva de Facebook. La noticia fue dada a conocer a través de un post en la red social dirigida por Mark Zuckerberg.

Kuom señaló “ha pasado casi una década desde que Brian y yo comenzamos WhatsApp y ha sido un viaje increíble con algunas de las mejores personas. Pero es hora de seguir adelante. He sido bendecido de trabajar con un equipo tan increíblemente pequeño y ver cómo una gran cantidad de enfoque puede producir una aplicación utilizada por tantas personas en todo el mundo”.

“Me voy en un momento en que las personas usan WhatsApp en más formas de las que podría haber imaginado. El equipo es más fuerte que nunca y continuará haciendo cosas increíbles. Me estoy tomando un tiempo libre para hacer cosas que disfruto fuera de la tecnología, como la colección de Porsches raros , trabajar en mis autos y jugar al frisbee. Y seguiré alentando a WhatsApp, sólo que desde afuera. Gracias a todos los que hicieron posible este viaje”, agregó.

De acuerdo con un reporte del Washington Post, Kuom se va porque tiene diferencias con la dirección que está tomando la compañía en temas de privacidad, como la encriptación de los mensajes.

Otro motivo que habría definido la salida de Kuom es que no estaba de acuerdo con los planes para monetizar WhatsApp.

Por su parte, Brian Acton, el otro fundador de WhatsApp, salió de la compañía en septiembre pasado y hace poco sugirió a sus seguidores en Twitter que borren sus cuentas de Facebook.

Semanas atrás estalló el escándalo más grande en la historia de Facebook. La red social quedó en evidencia cuando se comprobó que la consultora Cambridge Analytica obtuvo datos de cerca de 87 millones de cuentas para crear estrategias políticas y tener influencia en la opinión pública, especialmente durante las elecciones de 2016 en Estados Unidos.