Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

El camino de vuelta: ¿Cuánto debe ganar el mundo post-COVID para recuperar lo perdido?

Los últimos meses han sido duros para un sinfín de individuos, empresas y gobiernos, pero el mundo post-COVID será un reto mucho mayor

Compartir:

¿Habrá cambios en las industrias una vez que termine la pandemia del coronavirus?
  • Poco a poco, el número de casos de infección a escala global se han ido disparando y acelerando, casi en una función exponencial

  • Sin embargo, Estados Unidos, India y Brasil se mantienen como las naciones que más casos positivos han acumulado durante la pandemia

  • Incluso los grandes grupos bancarios del mundo tendrán que esperar años antes de recuperar su capitalización en el entorno post-COVID

Sería difícil escoger una única desgracia entre todas las que ha provocado la pandemia. En una buena parte del mundo, se extenderá la brecha económica dejando millones en simple pobreza. Millones de negocios, incluyendo cientos de miles en México, dejaron de existir ante la presión de la cuarentena y el bajas ventas. A eso hay que sumar que ciertos sectores, como el turismo y las aerolíneas, parecen estarse quedando atrás en la recuperación post-COVID.

Aún así, muchos líderes y organizaciones quieren mantenerse optimistas. Varios políticos ya se están felicitando porque ven una, en ocasiones tenue, recuperación de la actividad económica. Muchas instituciones también están optimistas, y han hecho lo posible para encaminar a sus respectivos sectores a un futuro más brillante. No hay duda que lentamente el mundo se está adaptando a la pandemia aún en curso. Pero, ¿qué tan duro será este camino post-COVID?

Las pérdidas a escala global

Hace poco Statista liberó un reporte sobre como han respondido los mercados financieros a la crisis sanitaria. Y en su apartado global, algunas de las estadísticas son temerarias. Con pocas excepciones, en su mayoría explicadas por su rendimiento en enero (antes de que la pandemia se apoderara del mundo), los principales índices tienen pérdidas enormes. Casi todos estos recursos de bolsa deben reparar daños de hasta 27 por ciento durante el futuro post-COVID.

También los consumidores parecen tener una visión muy oscura del futuro para su familia. En países como China y Vietnam, cerca de nueve de cada 10 personas están seguras que van a tener que sobrellevar un impacto económico considerable en el mundo post-COVID. En el caso de Canadá, Australia, Italia, Rusia e India, varían entre el 75 y 60 por ciento de todo el público. Incluso en Alemania, donde parece haber más optimismo, se aproxima a la mitad.


Notas relacionadas


Pero en perspectiva, al menos tomando como referencia el S&P 500, el mundo post-COVID tiene un trabajo de recuperación más sencillo que en otros eventos financieros desastrosos. Hasta ahora, la pandemia le ha costado a este indicador “solo” el 34 por ciento de su valor. Ciertamente es mucho más alto que el 29 por ciento que perdió en 1987 por el Lunes Negro. Pero no se acerca al 86 por ciento que se desplomó durante el terrible Black Tuesday de 1929.

El mundo post-COVID para América Latina

Como una región dominada por economías en desarrollo, México y sus compañeros en este lado del mundo han recibido un golpe más duro que en otros países. Sin embargo, también hay niveles de afectaciones para el mundo post-COVID. El índice mexicano IPC “solo” se ha desplomado en menos de 25, con respecto al inicio de la pandemia. Pero sus contrapartes en Colombia, Brasil, Argentina y Perú están muy por debajo, rondando cerca del 40 por ciento.

Si hay algo bueno para América Latina, es que parece haber una recuperación positiva en marcha. Los índices de las bolas de Argentina, México y Brasil han dado signos de mejora continua desde marzo, aunque es evidente que se han ido estancando en el mundo post-COVID. La única que parece seguir en una tendencia descendente, pero cada vez más notable, es Perú. Y la excepción a la regla es Chile, con una recuperación casi meteórica.

Estas cifras pintan un panorama muy complicado para todas las economías del mundo, y en especial para los países en vías de desarrollo como los latinoamericanos. No solo se debe de trabajar para regresar el entorno post-COVID a la posición en la que estaba antes de iniciar la catástrofe sanitaria. Además, se ha perdido todo el crecimiento que se podría haber visto en los últimos meses. No es el fin del mundo, pero salir del hoyo tomará varios años de trabajo.

Otros artículos exclusivos para suscriptores