Para nadie es un secreto que Netflix es una clara referencia del entretenimiento de la nueva era; no obstante, este dominio podría no ser otra cosa que una burbuja que se ha engrosado gracias a interesante y sólidas estrategias de mercadotecnia que han logrado cautivar a propios y ajenos.

Con más de 109 millones de suscriptores a nivel mundial e ingresos que superan los 8 mil 830 millones de dólares, Netflix es el indiscutible líder de las plataformas streaming.

Estas cifras hablan mucho del dominio que tiene en el mundo dl entretenimiento, en donde en más de una ocasión se ha hablado de una aparente caída de la televisión frente a estas plataformas de contenido bajo demanda.

Diversos estudios apuntan a que el éxito de Netflix está en el producción de contenidos originales; no obstante, el interés en estas producciones podría ser una burbuja. De hecho, una reciente encuesta entre consumidores en Estados Unidos, realizada por Raymond James Financial, Inc. revela que el impacto de servicios como Netflix, Hulu o Amazon Prime Video podría estar sobre estimado.

Netflix_crecimiento
Imagen: Merca 2.0

A estas declaraciones se suma un reciente estudio que indica que el 80 por ciento de los usuarios de Netflix no consume el contenido original de la compañía, sino que prefiere series y películas producidas por cadenas televisivas y estudios cinematográficos.

Estas fueron las conclusiones de una investigación firmada por la consultora 7Park, misma que señala que la preferencia de los suscriptores se queda en programas como “The Office” y “Breaking Bad”, aún cuando series como “Stranger Things”, “Black Mirror” y “Orange is the New Black” han logrado ser aclamadas por la crítica, convertirse en fenómenos culturales y generar altas expectativas mediáticas.

Aunque es cierto que estas cifras deben estudiarse con cautela, considerando que las cifras de espectadores concretas y reales no son públicas además de que los resultados sólo atienden al mercado estadounidense, también es justo reconocer que los resultados del estudio dan una exigencia mayor para la reconocida plataforma de video on demand: mantener e incluso hacer  más agresiva su apuesta por contenido original.

Destinar mayores presupuestos al desarrollo de programas y series originales en el único camino que queda para Netflix en su lucha por consolidar su negocio; de lo contrario, aunque en otra plataforma, el poderío de la televisión seguirá siendo el que domine.

Con esto en mente, no resulta extraño que la firma de Los Gatos, California, destine un presupuesto entre 7.5 y 8 mil millones de dólares en producciones originales para tener alrededor de 700 contenidos propios al cierre de este año.