Desde finales de la semana pasada, uno de los temas más comentados al final de la semana pasada, el llamado Efecto Sultán fue un término que ganó relevancia dentro de la conversación mediática por los impactos de este fenómeno dentro de la economía de muchos países a nivel mundial. Ahora, a voz del propio consumidor, este debate parece llegar al mundo de publicidad, luego que desde redes sociales se llama al boicot para afectar los ingresos publicitarios de grandes empresas como Twitter, Youtube, Google, Instagram y Facebook, entre otras.

¿Qué es el Efecto Sultán?

En lo que va de 2018, la moneda de Turquía perdió 40 por ciento frente al dólar. Este desplome que no es menor ha sido denominado Efecto Sultán.

Dicho fenómeno se ha visto agravado por los recientes aranceles al acero y aluminio impuesto por Estados Unidos a dicho país.

Durante este lunes, la lira turca cayó casi 14 por ciento frente al dólar, lo que desató un nuevo desequilibrio financiero a nivel mundial que impacto a Europa, Asia y a mercados emergentes como México.

Ayer, por ejemplo, el peso cerró la sesión con una caída de 1.34 por ciento respecto al viernes, al cotizar entre 19.16 y un máximo de 19.3748 pesos por dólar, su peor nivel desde el 5 de julio, de acuerdo con Grupo Financiero Base.

Movimiento del peso frente al dólar

Tensiones con Estados Unidos agravan el problema

Gran parte de los números anteriores tienen que ver con un tweet publicado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien el pasado viernes afirmó la puesta en marcha de nuevos impuestos para el aluminio (20 por ciento) y sobre el acero (50 por ciento).

La tarde a ayer, el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, denunció que la postura de Trump y el país que representa “apuñala por la espalda” a su país con la duplicación de aranceles en el acero y aluminio, pese a la colaboración que ambas naciones tienen en diversos conflictos nacionales.

La publicidad podría verse afectada

Ante las declaraciones de ambos mandatarios, los consumidores pareen haber tomado postura y desde redes sociales, diversos usuarios turcos han llamado al boicot de empresas estadounidenses.

Además de pedir que se limite el consumo de productos firmados por marcas como Coca-Cola, Apple, Starbucks y McDonald’s, también han incitado a las empresas locales a retirar sus inversiones publicitarias en plataformas como Google, Facebook, Twitter, Youtube e Instagram.

DE acuerdo con algunos reportes de los propios defensores de dicho movimiento, algunas empresas han hecho caso del llamado y han comenzado a limitar sus presupuestos destinados a publicarse dentro de estos medios.

Esto es un ejemplo más de cómo las guerras comerciales desatadas por Trump tienen efectos directos e indirectos para las marcas asociadas a Estados Unidos. No sólo se trata de un incremento en algunas materias primas, sino también un asunto relacionado con la reputación relacionada con el origen de las marcas, mismo que los equipos estratégicos deberán de gestionar con inteligencia para salir bien librados.