Economía colaborativa, on demand y sus impactos en el entorno laboral

[g1_row]

[g1_1of1]

En los últimos años, los modelos de negocio se han transformado de manera como consecuencia de las demandas del mercado que privilegian aspectos como la inmediatez, practicidad y personalización.
En este sentido modelos como la economía colaborativa o el sistema de consumo on demand cobran relevancia como fenómenos que comienzan a posicionarse como máximas en la efectividad de un plan de negocio.

Al hablar de lo que sucede en el segmento del video bajo demanda, por ejemplo, tenemos que estimaciones de Statista indican que los ingresos del sector crecerán de entre 2016 y 2020 de 10 mil 612 millones de dólares a 16 mil 490 millones dólares a nivel mundial, mientras que al referirnos a sharing economy tenemos que, tal y como afirma Diego Guzmán, director de Tripda México, “estamos en el breakthrough de la economía colaborativa. Se espera que en 2025 esta economía representen 335 mil millones de dólares a nivel global, igualando al sector tradicional de renta en los sectores de renta de equipo, B&B -Hoteles Bed & Breakfast- y hostales, renta de autos, libros y DVDs”.

Aunque es cierto que las teorías básicas de modelos económicos como los anteriores no son nada nuevo y tienen presencia en el mercado casi desde los inicios de la era de la comercialización, es cierto que las nuevas tecnologías han revolucionado su concepción y práctica, lo que ha llevado a las empresas ha invertir apara adoptar y adaptarse a las implicaciones que supone esta transformación de las reglas en el mercado.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

Tecnologías que darán forma al mundo

Porcentajes de altos ejecutivos que consideran que serán particularmente importantes en los próximos 3 a 5 años, de acuerdo con Statista.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of3]

[g1_progress_circle value=”63%” icon_subset=”fontawesome-web-application-icons” icon=”download” size=”m” style=”simple” icon_color=”#a3a3a3″ text_color=”#dd3333″ caption_color=”#000000″]

Servicios de almacenamiento en la nube.

[/g1_progress_circle]

[/g1_1of3]

[g1_1of3]

[g1_progress_circle value=”61%” icon_subset=”fontawesome-web-application-icons” icon=”phone-square” size=”m” style=”simple” icon_color=”#a3a3a3″ text_color=”#dd3333″ caption_color=”#000000″]

Soluciones móviles

[/g1_progress_circle]

[/g1_1of3]

[g1_1of3]

[g1_progress_circle value=”57%” icon_subset=”fontawesome-web-application-icons” icon=”retweet” size=”m” style=”simple” icon_color=”#a3a3a3″ text_color=”#dd3333″ caption_color=”#000000″]

Internet de las cosas

[/g1_progress_circle]

[/g1_1of3]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

Bajo este entendido, la digitalización de las empresas es un tema que aunque crece en relevancia, aún encuentra muchos espacios vacío por cubrir. Hallazgos del Centro para Transformación Digital (gA) indican que en América Latina, por ejemplo, a pesar de que el 75 por ciento de las organizaciones cuenta con alguna estrategia digital, su nivel promedio para implementarlas de forma efectiva apenas alcanza el 46 por ciento.

En buena medida esto tiene que ver con la falta de talento especializado que las empresas encuentran para cubrir plazas estrategias que tienen como fin dar respuesta a las exigencias actuales del mercado, lo que trae consigo una nueva concepción de los modelos de empleo así como una redefinición de las relaciones entre trabajadores y empleadores.

Para Yasmín Alavez Ramírez, directora de Connecting Pharma, “a raíz de la transformación digital se incrementarán nuevas posiciones en las compañías que demandarán perfiles expertos en innovación; sin embargo las empresas pueden enfrentar dificultades al cubrir los nuevos puestos por falta de talentos”.

Con el fin de optimizar recursos, reducir costos y optimizar la productividad, las empresas comienzan a adoptar las normas que rigen los sistemas sharing economy y on demand para reformular el mercado laboral ante las demandas de flexibilidad y dinamismo que reclama el mercado actual. Ambos fenómenos económicos, tiene como uno de los principios básicos la máxima “el consumidor paga por lo que usa”, premisa que a través de modalidades como contrataciones por comisión, bonos, honorarios, proyecto y freelance así como la adopción de máquinas inteligentes, está siendo adoptada por una parte representativa de las empresas quienes esperan “pagar por lo que se trabaja”.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

[g1_quote author_description_format=”%link%” align=”none” size=”m” style=”simple” template=”03″]

De acuerdo The Hinge Research Institute-, cuando los empleados hablan a favor de la empresa, el 79 por ciento de las compañías aumenta la visibilidad de sus marcas, situación que se repite en el 65 por ciento de los casos cuando se toman en cuenta el incremento del tráfico web, el recuerdo de marca y el engagement hacia la misma.

[/g1_quote]

[/g1_1of1]

[/g1_row]

[g1_row]

[g1_1of1]

Las estimaciones de diferentes estudios dan contexto a estos pronósticos. De acuerdo con PwC durante 2020 la movilidad laboral crecerá un 50 por ciento con respecto a lo registrado durante este año, mientras que según el Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés), los robots inteligentes ocuparán más de 5.1 millones de puestos de trabajo en los siguientes 4 años, como consecuencia de que los costos que hoy este tipo de tecnología implica a las marcas supone un 4 por ciento de los ingresos anuales de una organización, número diez veces menor al 40 por ciento que suponen los costos de la plantilla laboral en términos de capacitación y servicios, según proyecciones de Gartner.

Aunque es cierto que de la mano de las nuevas tecnologías así como la consolidación de modelos económicos que prometen ser la regla en el futuro próximo, las empresas han encontrado cambios diferenciados para mejorar su rentabilidad a través de modelos de contratación distintos a los convencionales, es cierto que bajo estas dinámicas las empresas podrían perder una propiedad importante que en la actualidad resulta fundamental para establecer conexiones de valor con los consumidores: la relación con sus empleados.

Recordemos que, tal y como lo indican datos publicados en el informe Superbrands 2016, cuando se trata de definir una marca, el 46 por ciento de los consumidores otorga mayor confianza a lo que los medios de comunicación -tanto tradicionales como online- dicen sobre la misma, mientras que el 38 por ciento se fía de lo dicho por los empleados y el 32 por ciento de los clientes entusiastas.

Si bien es cierto que la adopción de nuevas tecnologías así como de mitologías de contratación que premian la productividad en los planes de negocio de una organización es un tema vital para mantener la rentabilidad de las compañías dentro de un mercado que crece en competencia, es cierto que no se debe perder de vista la relevancia que hoy tiene mantener relaciones sólidas y cercano con los empleados, quienes antes que brindar sus servicios a una empresa son consumidores que tienen voz y voto al construir la reputación de una marca.

[/g1_1of1]

[/g1_row]

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.