Donald Trump explica por qué “ningún pobre” forma parte de su gabinete

El presidente de Estados Unidos tiene la idea de que un millonario en el gobierno será incapaz de robar, porque ya es millonario.

prensa
Foto: Bigstock

El desagrado de Donald Trump por ciertos grupos sociales fue manifiesto desde su campaña presidencial, desde latinos, inmigrantes ilegales y mujeres hasta la “desagradable” gente de Wall Street figuraban en su lista de personas “non gratas”.

“Drenar el pantano” fue una de las consignas que el ahora presidente de Estados Unidos con las que arremetió contra Hillary Clinton por su simpatía con Wall Street.
Durante un mitin en Cedar Rapids, Iowa, Trump respondió al cuestionamiento de que Wilbur Ross fuera a desempeñarse como secretario de Comercio.

“Ese es el tipo de pensamiento que queremos … porque son personas que están representando al país. Ellos no quieren el dinero”, señaló.

“Y me encantan todas las personas -ricos o pobres- pero en el gabinete en particular, no quiero a una ninguna persona pobre”, finalizó Trump. Esto pareció contradecir directamente toda la retórica antiWall Street del mandatario estadounidense, por la manera en la que eligió a su grupo de trabajo.

En las elecciones primarias Trump dijo: “Sé que los chicos de Goldman Sachs tienen el control total, sobre Ted Cruz… al igual que sobre Hillary Clinton”.

Un millonario ‘que no puede robarle a su país’

Entendamos que Donald Trump comenzó a trabajar en la compañía de su padre y uno de sus primeros proyectos independientes fue la construcción de un centro de negocios en el oeste de Manhattan, en un terreno de una empresa ferrocarril quebrada.

En 1974, adquirió un hotel llamado Commodore, que no era rentable, pero tenía una buena ubicación en las proximidades de la Terminal Grand Central.

En 1980, convenció al gobierno de Nueva York para que le otorgara una reducción impositiva de 120 millones de dólares durante 40 años sobre la propiedad y a los bancos para que le prestaran 750 millones de dólares para construir el Grand Hyatt Hotel.

Su próximo proyecto, el rascacielos Trump Tower en la Quinta Avenida, que fue inaugurado en 1982, le hizo famoso en Nueva York.

El empresario empezó a ponerle su apellido a todos sus proyectos posteriores: Trump Parc, Trump Palace, Trump Plaza, The Trump World Tower and Trump Park Avenue, Trump International Hotel & Tower, The Trump Building, entre otros.

Donald Trump posee una cadena de hoteles en Las Vegas, Chicago, Miami, Washington, en la isla de Oahu (Hawái), Ciudad de Panamá (Panamá) y Toronto (Canadá). También es propietario de una red de campos de golf en Estados Unidos, Escocia, los Emiratos Árabes e Irlanda.

En 2005, lanzó su propia línea de ropa Donald J. Trump Signature Collection, y más tarde una marca de productos para el hogar Trump Home. En 2012, en colaboración con PARLUX lanzó la fragancia Success by Trump.

En 2004, el ahora mandatario estadounidense se convirtió en el productor ejecutivo y presentador del reality show The Apprentice. El programa tuvo altos índices de audiencia y fue nominado para los premios Emmy en tres ocasiones.

Donald Trump es autor de varios libros sobre negocios que se convirtieron en éxitos de ventas, entre ellos The Art of the Deal (1987), Surviving at the Top (1991), The Art of the Comeback (1997), The America We Deserve (2000), How to Get Rich (2004), The Way to the Top (2004), Trump: Think Like a Billionaire (2004), entre otros.

El 16 de junio de 2015, Donald Trump presentó oficialmente su candidatura a la presidencia de Estados Unidos. La convención del Partido Republicano aprobó su nominación el 19 de de julio de 2016.

Forbes estimó, hasta antes de su nombramiento como presidente, que su fortuna asciende en 4 mil 500 millones de dólares. El empresario ocupó los lugares 113 y 324 en las listas de las personas más ricas de Estados Unidos y del planeta, respectivamente. Y ahora es el presidente de Estados Unidos.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.