Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Diseño: adición de colores a la bandera LGBT provoca controversia

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
Share on twitter
Una propuesta de adición de colores y demás modificaciones al diseño de la bandera LGBT ha generado contrversia entre la diversidad sexual.

Los elementos gráficos ayudan de manera contundente a establecer conceptos, promover políticas y concretar principios ideológicos y ello se puede apreciar en la bandera del orgullo LGBT, el famoso símbolo arcoiris que coloca a la diversidad sexual en la discusión social.

El diseño de este símbolo ha entrado en polémica por algunas adecuaciones y adiciones de color que fueron propuestas desde el año pasado, cuando se integraron el negro y el café para representar, respectivamente, a los prejuicios y a las víctimas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Gilbert Baker fue el diseñador de este símbolo de la diversidad sexual, lo desarrolló a principios de la década de 1970 en San Francisco, California, como una respuesta a la guerra entre EEUU y Vietnam y este diseño fue retomado rápidamente para colocarse en banderines, banderas y estandartes durante las manifestaciones contra la discriminación; con el tiempo, fue la homofobia el mal al que este símbolo terminó atacando con mayor contundencia.

Ahora un nuevo diseño elaborado por otro diseñador norteamericano, Daniel Quasar, ha entrado a la polémica. A su propuesta se le agregan, además de las dos cromáticas mencionadas, el blanco, rosa y un azul más pálido que el tradicional para representar a la dignidad transexual. Todas estas nuevas cromáticas se colocan en forma de flecha para representar movimiento hacia adelante. ¿Dónde está la polémica? A continuación se explica.

El portal Buzzfeed encuestó a más de 850 personas de la comunidad de la diversidad sexual y una mayor porción, 58 por ciento, no apoya la adición. Son los varones homsexuales mayores de 50 años quienes se oponen al cambio en un proporción-70-por ciento-, los de raza blanca que se niegan representan un porcentaje del 62%.

Resulta de llamar la atención la reticencia al cambio que presenta la comunidad cuando lo esperable sería que fueran estas personas las que estuvieran más acostumbradas a las nuevas propuestas, sobre todo si se toma en cuenta que la diversidad sexual ha sido, históricamente un grupo poco aceptado moralmente.

Tal vez sea que, con el tiempo, la comunidad LGBT ha ido ganando terreno en la aceptación por parte de la sociedad, como lo indican cifras de Statista, que indican que las relaciones gay o lesbianas en Estados Unidos hoy son aceptadas por la sociedad: en 2017 sólo el 33 por ciento de la gente lo creía incorrecto, mientras que en 2001 esta cifra llegaba hasta el 53 por ciento.

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados

¿Se acabó el mes del orgullo?: acciones de las marcas

Ana Sofía Ríos, Socia de Corporativo, Bancario y Financiero de Chevez Ruiz Zamarripa, y Brian King, Presidente de Marriott International en Latinoamérica y el Caribe, explicaron a Merca2.0 la importancia de la adopción de una cultura DEI como estrategia de negocio y como parte de un cambio social que va del interior al exterior.