CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Desaparición del Fonden y consecuencias económicas en el paso del huracán Grace

El huracán Grace evidenció que con la desaparición del Fonden, la población queda expuesta a los desastres naturales. Si bien, en su lugar quedo el Programa para la atención de Emergencias por Amenazas Naturales, no tiene una cobertura inmediata en la recuperación de infraestructura, perdidas humanas y económicas

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Fuente: Zoom Eart
  • El huracán Grace evidenció que con la desaparición del Fonden, la población queda expuesta a los desastres naturales
  • Si bien, en su lugar quedo el Programa para la atención de Emergencias por Amenazas Naturales
  • Este, no tiene una cobertura inmediata en la recuperación de infraestructura, perdidas humanas y económicas

 

El Centro Nacional de Huracanes clasificó al huracán Grace con la categoría 3 –y cuando siguió por tierra paso a la categoría 1–,  este azotó a México el sábado por la mañana con vientos máximos de al menos 190 kilómetros, dejando a su paso inundaciones, deslizamientos de la tierra y al menos nueve personas muertas. Los afectados quedaron a la deriva tras la desaparición del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), el cual permitía acceder a los recursos inmediatos para la reparación de los daños. 

En plena temporada de huracanes, ha quedado expuesta la vulnerabilidad de la población que recibe los desastres naturales. Antes, con el Fonden, el acceso a los recursos para la reparación de infraestructura y recuperación de los bienes de los damnificados era inmediata. Con su desaparición oficial, el 28 de julio de este año, quedo en su lugar el Programa para la atención de Emergencias por Amenazas Naturales; sin embargo, no es inmediato porque las autoridades estatales tienen que llevar a cabo actividades burocráticas para acceder al programa.

El nuevo ejercicio de los recursos para llevar a cabo acciones preventivas en atención a los daños ocasionados por fenómenos naturales esta sujeto a la disposición de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público. Como consecuencia, el gobierno se está ayudado por la población y se vale de los insumos que done la misma como agua embotellada y ropa para las personas afectadas por el huracán Grace.

 

¿Qué era el Fonden?

El Fonden era un instrumento dentro del Sistema Nacional de Protección Civil, del que salían recursos para enfrentar emergencias, los recursos financieros se activaban cuando las entidades eran afectadas por ciclones, huracanes, sismos y cualquier fenómeno natural, y se podían acceder a los recursos rápidamente para atender a las poblaciones y estados que fueron afectados. Fue creado por el gobierno de Ernesto Zedillo, en 1996.

El dinero, de los impuestos de todos los mexicanos, manejado por el Gobierno Federal, a través de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de Gobernación, servía para tener recursos inmediatos para la reparación de infraestructura y para ayudar a las personas damnificadas. Asimismo, el Fonden tenía dos instrumentos: el Programa Fonden para la Reconstrucción y, el Programa Fondo para la Prevención de Desastres Naturales. 

 

Fonden en desastres naturales, desde lo económico

El Fonden había demostrado que funcionaba muy bien en desastres naturales. Su principal objetivo de ayuda inmediata se vio con el paso del extraordinario fenómeno hidrometeorológico de Ingrid y Manuel por Guerrero, en septiembre 2013 y, en octubre de 2015, con el huracán Patricia, el ciclón tropical más intenso jamás observado en el hemisferio occidental, el gobierno a través del Fonden ayudo a 10 familias afectadas con 250 millones de pesos. El ciclón dejo daños a su paso, arrebatándole la vida a seis personas

También funcionó en los sismos del 7 y 9 de septiembre de 2017, los recursos utilizados para rehabilitar la infraestructura dañada por los sismos y recuperar la provisión de servicios para la población afectada, provinieron de tres fuentes de financiamiento: los recursos públicos, distribuidos a través del Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), otros programas y  seguros privados. En total, según la plataforma de transparencia de Fuerza México, conformaron un total de $38,163,343,988. En cuanto a los apoyos federales solo se autorizó un monto $29,694,692,793, del cual se ejerció $15,458,404,306.

Con el monto ejercido se apoyo a a educación, vivienda, monumentos arqueológicos, artísticos e históricos, carreteras urbanas y rurales, a la infraestructura hidráulica, naval, militar, a la salud, a la cultura, al ámbito deportivo, a lo urbano, forestal y de viveros y, finalmente, a la infraestructura indígena. 

 

Desaparición del Fonden

Recientemente, el 28 de julio, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) oficializó la desaparición del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), al publicar el acuerdo, en el Diario Oficial de la Federación. Esto, luego de que Andrés Manuel López Obrador decidiera quitar 109 fideicomisos, entre los que se encuentran: apoyos a periodistas amenazados, investigaciones científicas, víctimas de violencia, deportistas de alto rendimiento, trabajadores migrantes y el más importante en esta época el apoyo en desastres naturales.

 

Atención a daños ya no de forma inmediata 

En lugar del Fonden, entró el nuevo mecanismo, el Programa para la Atención de Emergencias por Amenazas Naturales que se cuenta a cargo de la Secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana. Sin embargo, hasta el momento no se conoce si este último programa cubrirá a entidades golpeadas por huracán Grace, como Quintana Roo, que sufrió daños en sus municipios y playas. 

Mientras tanto, Veracruz solicitó la declaratoria para que se activara el estado de emergencia por el inminente impacto del Huracán “Grace” y de los vientos fuertes registrados el 20 y 21 de agosto . El 20 de agosto, la Coordinación Nacional de Protección civil emitió una Declaratoria de Emergencia, para los municipios de: Álamo Temapache, Castillo de Teayo, Cazones de Herrera, Chumatlán, Coahuitlán, Coatzintla, Coxquihui, Coyutla, Espinal, Filomeno Mata, Gutiérrez Zamora, Ixhuatlán de Madero, Martínez de la Torre, Mecatlán, Papantla, Poza Rica de Hidalgo, San Rafael, Tecolutla, Tihuatlán, Tlapacoyan, Tuxpan y Zozocolco de Hidalgo. 

Con esta declaratoria, sé activaron los recursos del Programa para la Atención de Emergencias por Amenazas Naturales con ello, las autoridades contaran con recursos para atender las necesidades alimenticias de abrigo y salud de la población afectada. 

Sin embargo, eso solo es Veracruz, en Quintana Roo las consecuencias del Huracán ocasionaron a su paso que más de mil 300 embarcaciones del sector turístico dejaran de operar, el 40 por ciento de los negocios cerraron durante la presencia del fenómeno y la derrama económica en el sector náutico ascendió a 1.5 millones de dólares.

En Puebla, Grace generó grandes perdidas económicas millonarias en la Sierra Norte y Nororiental, además de 4 perdidas humanas y un desaparecido. Hay daños en viviendas, caminos destrozados y 4 municipios que se mantienen, hasta el día de hoy, incomunicados. El gobernador ya pidió recursos para los desastres registrados.

A forma de conclusión, el Fonden ofrecía acceder a los recursos de forma inmediata para las afectaciones de los desastres naturales del país como la reconstrucción de viviendas e infraestructura. Con el nuevo programa las autoridades tienen que remitirse a la burocracia para acceder al apoyo del mismo, lo cual se vio en esta ocasión con la emisión de la declaratoria de emergencia y, cuantificar los daños, después, esperar la respuesta de la Comisión Nacional del Agua y de la Coordinación de Protección Civil. Y para acceder a los recursos, Hacienda debe gestionarlos. 

Con todo lo anterior, es importante preguntarnos, ¿que pasará si hay sismos como en el 2017? Donde el Fonden tuvo una participación importante presupuestaria para la recuperación de la infraestructura, apoyo a los damnificados y para la economía. Hasta ahora, tendremos que esperar a las próximas consecuencias de los 29 ciclones tropicales que se formaran, según el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional. 

 

Ver más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores