Delta y Aeroméxico, ¿quién se beneficia con la alianza?

Aeromexico

La oferta pública accionaria de Delta Air Lines con un precio de 53 pesos por acción de Aeroméxico, culminó en la adquisión de un total de 36.2 por ciento de los títulos en circulación de la aerolínea mexicana.

Y es que Delta compró el 32 por ciento adicional del capital accionario de Aeroméxico, con lo que suma el total mencionado, incluso con la posibilidad de llevarse también un 12.8 por ciento de las acciones en circulación.

Con esto, la empresa alcanzaría un total de 49 por ciento, aunque sus directivos aseguran que no ocurrirá por el momento. Pero a todo esto, ¿quién se beneficia con la alianza?

Primero, Delta y Aeroméxico combinarán rutas y frecuencias; es decir aumentarán sus ventas conjuntas y sus iniciativas de promoción. La primera le dará a la aerolínea mexicana más opciones en Estados Unidos y la segunda en la nación mexicana.

Ambas crecerán su calidad en el servicio al cliente, buscando oportunidades de operación e inversión en instalaciones aeroportuarias con mejoras en salones VIP, salas de espera y conectividad.

En esta operación los consumidores también se benefician, como en cada movimiento que implique competencia para las empresas imperantes. Tendrán mayores opciones de vuelo y se prevé mejor servicio.

Esto es relevante, especialmente cuando se considera que Aeroméxico, Interjet, Viva Aerobus y Volaris encabezan la lista de las aerolíneas con más quejas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) durante el primer bimestre de 2017.

Aeroméxico tuvo 106 quejas, Interjet 74, Viva Aerobus 49, Volararis 30 y TAR Aerolíneas seis, por denuncias por reservaciones o vuelos cancelados y demoras; negativa al cambiar el vuelo o devolución del importe pagado y negativa de pago por pérdida o deterioro del equipaje.

Así, la alianza representa la posibilidad para el consumidor, de recibir un mejor servicio, necesario para ponderar una empresa sobre otra.