Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Estos son los delitos que más impactan en la industria

El índice de delitos corporativos ha bajado en la industria, sin embargo, ¿puede este dato ser representante de la situación actual?

Compartir:

online ciberdelincuentes
  • El índice de delitos cometidos a corporaciones se mantiene en cifras negativas según algunos datos del INEGI y de la Escuela de Justicia Criminal de la Universidad de Cincinnati.

  • Las pérdidas anuales por delitos de cuello blanco le cuestan a una empresa entre los 426 mil millones y mil 700 millones.

  • La extorsión es el golpe más directo que se puede recibir una empresa en términos económicos.

El índice de delitos en la industria ha experimentado una baja considerable durante la transición de 2019 a 2021. Este hecho puede explicarse a través de diferentes ejes que valdría la pena desglosar en este artículo.

Ante la ley, se considera delito empresarial toda vez que un crimen sea cometido por parte de una plantilla administrativa perteneciente a un corporativo. Desde un administrador, consejero, funcionario, empleado, apoderado o prestador de servicios de cualquier persona moral.

Alrededor del mundo, según Zippia, sólo un 3 por ciento de los enjuiciamientos federales en el mundo representan a delitos de cuello blanco. Este dato puede ser engañoso, pues puede significar que en general hay menos crímenes llevados a juicio, o que se persiguen menos que antes. La misma consultora intenta resolver este paradigma, señalando que los procesamientos por delitos de cuello blanco han disminuido un 53,5 por ciento en comparación a la cifra que se arrojaba diez años antes.

Sin embargo, la propia consultora señaló que las pérdidas anuales por delitos de cuello blanco oscilan entre los 426 mil millones y mil 700 millones, consecuencia de la cifra negra del delito. La cifra registrada en 2021 de procesamientos fue de 4 mil 727. Asimismo, señalan analistas que la razón de todo esto podría enmarcarse en que el 90 por ciento de los crímenes de cuello blanco no son denunciados.

Además, a todo esto se le une lo registrado por instancias como la Escuela de Justicia Criminal de la Universidad de Cincinnati y al Estudio Global 2020 sobre Fraude y Abuso Ocupacional, en donde se señala, por ejemplo, que a partir de lo recabado entre 2001 y 2018, se sabe que el 93 por ciento de los delitos y ataques a empresas fueron realizados por hombres, lo que también podría responder directamente a la proporción de hombres en puestos empresariales altos.

La Universidad también sostiene que al menos el 75 por ciento de los casos registrados han sido perpetuados por hombres de tez blanca, y el 94 por ciento de todos no tiene ningún otro criminal dentro de su nucleo familiar. El promedio de edad de estos delincuentes corporativos es de 41 años, mientras que el estado civil de la mayoría (62 por ciento) es casado.

Todos estos datos proporcionan un perfil delictivo de los delincuentes más recurrentes del sector empresarial.

Estos son los delitos en donde más impacta la industria

Teniendo en consideración esta información desde un enfoque nacional, habría que recurrir a los dtos arrojados por el, Intituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en donde se muestra un enfoque completo de este tema.

En primer lugar, tenemos que el porcentaje según el número de unidades económicas víctimas de delito, entre 2011 y 2021 ha existido una transformación notable.

Por mencionar algo, mientras el 37.4 se veía afectado por esta amenaza, para 2021 la cifra logró regularse al 24.6 por ciento.

Esta es la gráfica presentada por el INEGI a través de la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas (ENVE) 2022:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de INEGI (@inegi_informa)

Algo que destaca es que los datos son presentados a través de 5 analisis presentados en un lapso de 2 años cada uno. Por ello, el impacto que causaron eventos de trascendencia mundial como la llegada del Covid-19 no son registrados expresamente. Y es que a raíz del confinamiento, el contacto directo se perdió, por lo que es posible que muchos de estos crímenes hayan sido menguados debido a estas limitaciones.

De la misma manera, la implementación de seguridad digital de los últimos tres años que ha acabado con la división que existía entre empresas y empresas tecnológicas, también pudo haber sido un factor decisivo para que fuera más complicado vulnerar a una empresa.

Lo que sí puede saberse es qué clase de delitos han sido los más recurrentes en estos periodos de tiempo. El crimen de mayor impacto en el sector corporativo ha sido la extorsión, abarcando un 28.9 por ciento. Seguidos de este, se hallan: el robo o asalto de mercancía (19.7 por ciento), el robo hormiga (12.9 por ciento), actos de corrupción (10.8 por ciento), el fraude (10.2 por ciento), el robo de mercancía en tránsito (7.3 por ciento), robo parcial de vehículo (6.6 por ciento), daños a instalaciones (1.9 por ciento) y otros delitos (1.8 por ciento).

De esto, además se puede comentar que la mayoría de los delitos se registraron en entidades como Ciudad de México, Durango, Colima y Querétaro. Estos han sido registrados como casos aislados en donde la gran mayoría de los estados de la República no registran números altos en este tema. Concretamente, fueron 17 los estados contabilizados.

Lo que retoma la tesis inicial es, sin embargo, que a pesar de que técnicamente los delitos han ido a la baja, el porcentaje en cifra negra no presenta cambios considerables dese hace más de 10 años.

En 2011 el porcentaje se detuvo en un 88.1 por ciento, hasta aproximadamente 2014, pues para 2015 ya se registraba un aumento al 90.3 por ciento. De ahí se ha mantenido en mayor o menor medida en un impreciso 91 por ciento. Esto pone en evidencia lo complicado que ha sido combatir esta dinámica de robos y crímenes, pues en el país no se les da el seguimiento adecuado.

De esta manera, lo que los estudios nos anuncian es que, si bien la tasa sí pudo haber disminuido, como una realidad visible en la gráfica, lo cierto es que también resulta un tema de mayo profundidad, en donde los casos casi siempre quedan sin ser resueltos.

 

 

 

Ahora lee:

Doctoralia: la digitalización de la medicina, urgencia postpandemia

AMLO exhibe lista de “presidenciables”; ¿Loret y Chumel?

Mabel Cadena, una voz mexicana entre dos industrias

México y países que prohiben Ecosig, los de mayor progreso social en 2022

Otros artículos exclusivos para suscriptores