Durante la gala de los Premios Oscar celebrada la noche de ayer en Los Ángeles, California, la cinta Roma de Alfonso Cuarón logró coronarse en tres de las diez categorías en las que se encontraba nominada, situación que fue motivo de celebración para una parte importante de la audiencia mexicana.

En vísperas de este certamen, muchas marcas intentaron capitalizar el interés mediático que la producción mexicana de Netflix generó.

El boom en medios y entre las audiencias

Los números ameritaba dicho esfuerzo. Cifras entregadas por Netflix a medios como The New York Times indica que el 50 por ciento de las cuentas de Netflix en México -un total de 3.6 millones de perfiles– han visto Roma, por lo que la cinta es la segunda película original más popular en México, luego de Bird Box.

EN buena medida esto tuvo que ver con la fuerte estrategia de promoción que la plataforma de streaming alzó alrededor de la cinta protagonizada por YAlitza Aparicio. De hecho, tal y como reportan desde The New York Times, la gran plataforma de streaming pudo haber invertido entre 10 y 20 millones de dólares en la promoción de la cinta durante la temporada de premios como una forma de posicionar a la obra como una de las candidatas fuertes para llevarse un Oscar.

Así, aún antes de su estreno, la revista TIME colocó a Roma como la mejor película del año, al tiempo que el interés de las audiencias por conocer sobre esta película, su director y sus protagonistas crecía en canales digitales. La siguiente gráfica entrada por Google Trends da cuenta del hecho.

El tiro por la culata

Ante el alcance y exposición que sumarse a esta tendencia suponía, fueron muchas las marcas que buscaron ser parte de la conversación relacionada con los tres galardones que la historia de Cleo ganó durante la 91ª ceremonia de los Premios Oscar, situación que aunque para muchas firmas resultó benéfico, para otras tantas se tradujo en reclamos por parte de sus seguidores en donde la incoherencia de las marcas, la calidad de sus servicios o la pobre ejecución de sus acciones fueron temas comunes utilizados como argumentos:

Cinépolis

Liverpool

Telcel

Cementos Cruz Azul

No todas las tendencias sirven para tu marca

Uno de los errores comunes en la gestión de marcas en redes sociales, es la idea de que la marca debe ser parte de todas las tendencias que dictan las conversaciones en estos espacios de interacción social.

Si bien es cierto que los responsables de las firmas en estos espacios están obligados a estar al tanto de lo que sucede, lo cierto es que deben desarrollar criterios para determinar qué batallas vale la pena jugar y cómo deberán enfrentarse a las mismas.

Lo que debe premiar en estos casos es la coherencia de la marca; es decir, si la tendencia empata con lo que mi marca dice ser y lo que los consumidores perciben sobre la misma. Destinar esfuerzos a la sólida construcción de una marca es vital en este camino, pero estas acciones de nada servirán si la coherencia no tiene el debido reconocimiento.

Generar una experiencia de marca real -elemento que se ubica como un activo de negocio invaluable- es un tema que va más allá de activaciones o majestuosas campañas con grandes inversiones en tecnología. El tema se orienta con mayor fuerza a construir marcas coherentes en todos los sentidos y a través de todos los puntos de contacto disponibles.

Así lo revelan los resultados de un reciente studio realizado por Software Advice, el cual indica que al hablar de experiencia de marca y fidelidad, el 41 por ciento de los consumidores refirió que la consistencia de una marca es el elemento que mayor influencia tiene, aspecto que se ubica por encima de la autenticidad (15 por ciento), la relevancia (6 por ciento) y la transparencia (2 por ciento).

Recordemos que si la experiencia del cliente no coincide con la reputación que profesa, el 50 por ciento de los consumidores está dispuesto a comprar productos de una marca de la que nunca había oído hablar de antes, de cuando con Goldsmiths University.