x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

De la caída masiva de Microsoft Teams a nivel global (y las desventajas del cloud computing)

Aunque el cloud computing se ha pintado como una tecnología capaz de revolucionar por completo el mercado, aún tiene puntos débiles

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • De acuerdo con Microsoft, la falla de Teams a nivel mundial duró menos de 13 minutos, desde sus sistemas internos

  • Sin embargo, las fallas de sus sistemas de cloud computing afectaron a ciertos usuarios por hasta varias horas

  • La compañía de tecnología afirmó que el error fue provocado por un cambio de configuración en los servidiores

La caída, breve pero masiva, de Microsoft Teams a nivel global ayer mismo fue una cubeta de agua fría para muchos profesionales que aún trabajan de forma remota. De repente, su canal de comunicación oficial con sus compañeros y superiores se quedó silente, lo que les llevó a usar plataformas alternativas, como WhatsApp, Facebook y demás. Incluso entre el público que usa este sitio de cloud computing  para intercambiar ideas en la oficina se vio afectada.

Si tan solo se hubieran registrado problemas en este software de comunicación, tal vez no hubiera pasado a más. Sin embargo, otros servicios de cloud computing, de acuerdo con The Verge, se vieron afectados por esta caída masiva. Entre ellos, se incluyó el motor de correo electrónico Outlook, su suite de texto Office 365 hasta el servicio de Azure Active Directory. Y en ese sentido, es un estremecedor recuerdo de que la prometedora tecnología no es infalible.

Las promesas del cloud computing

Por años, varias compañías se han dedicado a presumir la computación en la nube como el futuro de las empresas. En tratos como el de Google con Unilever, se le promete a grandes (y también pequeños) corporativos la posibilidad no solo de escalar operaciones al costo. A la vez, se les abre la puerta a una serie de servicios de análisis de datos que serían imposibles de implementar de forma in-house, al menos en el corto plazo. Pero no son las únicas maravillas.

De acuerdo con Guru99, el cloud computing es también la promesa de tener la información de la compañía segura y resguardada. Así, si por un accidente se borran los datos de forma local, la nube tendrá siempre un backup reciente para reducir e impacto. No solo eso, sino que le da a las organizaciones una flexibilidad y movilidad extrema, pues pueden operar de igual forma desde cualquier lugar o dispositivo. El panorama, bajo esta visión, en verdad parece infinito.


Notas relacionadas


El otro lado de la moneda

Pero también ha habido una buena cantidad de criticas hacia el cloud computing. De acuerdo con Information Age, hay una relativamente pequeña cantidad de proveedores de servicios en la nube. Esto significa no solo que es difícil diversificar activamente las plataformas dentro de una compañía, para reducir el riesgo de un blackout que afecte a la empresa. Además, como sucede en el caso de Microsoft, hay varios incentivos para que se contrate un solo proveedor.

Claro que la centralización de servicios, con todas sus implicaciones en disponibilidad y en la seguridad, no es el único riesgo que tiene el cloud computing. Cifras de Centre Technologies apuntan que muchas veces esta tecnología implica la pérdida de control. Es decir, se le está confiando a un proveedor, tal vez de buena reputación pero externo al final del día, que se encargue de la información del negocio. Algo que podría terminar por afectar a la compañía.

¿Hay una opción a este dilema del cloud computing?

Es cierto que los servicios de Microsoft que dejaron de funcionar ayer, así como muchos en el sector de cloud computing, extienden las posibilidades de las marcas mucho más allá. A la vez no se puede negar que también implican que la empresa se puede quedar, sin mayor aviso, sin sistemas de los que depende su total modelo de negocio. Como sucede en otras inversiones de riesgo, no hay un modelo o solución específica. Es tema de diversificar y asumir el peligro.

Lo mejor que pueden hacer las empresas al lidiar con el cloud computing es tratar de invertir en esta tecnología con cuidado. Al final, ninguna tecnología, interna ni externa, es 100 por ciento infalible. Pero las empresa deben de hacer un análisis de sus procesos y considerar si es factible que su estructura pueda quedarse sin un proceso vital de forma súbita, sin control sobre ello. O bien, pensar si tienen el dinero para asumir el costo de crear capacidad interna.

Otros artículos exclusivos para suscriptores