Desde hace algunos días, algunos usuarios han reportado la recepción de un mail enviado aparentemente por Netflix en el que se les notifica que su cuenta ha sido deshabilitada por problemas con la información de pago.

El mensaje invita a los usuarios a dar clic en un enlace en donde se solicitan datos como nombre, número de tarjeta y código de confirmación con la promesa de solucionar el problema.

Por la apariencia del correo y la página de aterrizaje, muchos usuarios han seguid las indicaciones; no obstante, se advierte que se trata de un correo malicioso que busca robar información para realzar fauces bancarios.

Así lo reportan desde medios como el WGN de Chicago, cuya información indica que la empresa ya se ha pronunciado al respecto y aclaró que nunca solicitará datos de facturación a sus usuarios, menos a través de un correo electrónico.

El creciente problema del spoofing

Este es un caso más de spoofing, un tipo de fraude que en tiempos actuales ha crecido. El spoofing es un tipo de fraude que consiste en la suplantación de identidad, es decir, hacerse pasar por otra persona con fines de fraude o extorsión.

A pesar de que en la mayoría de los casos este tipo de estafa se realiza mediante una llamada telefónica, existen otros espacios como el e-mail o bien mensajes vía WhatsApp que también se han convertido en herramientas para este tipo de fraude.

En México, tan sólo de enero a septiembre de 2017, se registraron 4.8 millones de reclamaciones por posible fraude con tarjeta de crédito o débito, y el 49 por ciento de ellas se originó mediante comercio electrónico, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Ante esta tendencia, no sólo deberían ser los usuarios quienes mantengan prendidas sus alertas. Las marcas estarán obligadas a realizar un monitoreo más exhaustivo de los lugares en donde su imagen tiene presencia con el fin de evitar confusiones que, por un lado, afecten a sus usuarios y, por el otro, puedan poner el riesgo su reputación.