¿Cuáles fueron los mejores 5 soundtracks de 2017?

Soundtracks 2017
Imagen: Youtube

Año con año surgen decenas de soundtracks de las películas más taquilleras o mejor nominadas a los premios de La Academia, sin embargo, pocas piezas sonoras son composiciones únicas y originales, realizadas exclusivamente para la película en cuestión, ya que gran parte son sinfonías o canciones conocidas.

Medios como IndieWire, Consequence of Sound y Pitchfork revelaron los mejores soundtracks de 2017 son para películas que van desde Paul Thomas Anderson, hasta David Lowery, Guy Ritchie, entre los siguientes:

King Arthur. El “Rey Arturo”, banda sonora compuesta por Daniel Pemberton y película del director inglés Guy Ritchie. Según críticas, el compositor “da vida” a la película del polémico director, mientras que Pemberton introduce elementos como una batería, hasta sonidos que parecen latas de pintura en medio de una gran avenida.

Loveless. Banda sonora hecha por Evgueni Galperine y Sacha Galperine, es otra pieza seleccionada por su complejidad, al crear una tormenta de truenos, a través de 11 ciclos, lo cual deja entrever lo profundo de la composición. Para críticos, la película de Andrey Zvyagintsev proyecta “una manía de desesperanza sobre la búsqueda de la película de un niño desaparecido”.

Loving Vincent. “Amoroso Vincent”, tuvo una banda sonora a cargo de Clint Mansell, a quien apuntan de capturar en audio imágenes, como si estuviera mirando una pintura de Vincent Van Gogh, lo cual da un equilibrio necesario a la película, que mezcla y anima algunas de las imágenes más emblemáticas de todo el arte occidental, la música orquestal que da un aire de “melancolía”.

Darkest Hour. Compuesta por Darío Marianelli, es una pieza original compuesta para esta película de Joe Wright. Según IndieWire, la música tiene la energía necesaria para imprimir rigor a la biografía de Winston Churcill.

The Mountain Between Us. Banda sonora a cargo de Ramin Djawadi, es una de las apuestas de toda la lista, ya que es el compositor de cabecera de Game of Thrones, sin embargo, tiene créditos desde 2001 y después para Piratas del Caribe. En esta ocasión imprime un fondo sonoro a una relación romántica, como si se tratara de un telón de fondo épico, es decir, desdibuja pero también concilia, pero la música brinda ambas impresiones.