Cougars vs Forevers (Parte II)

Por Paco Santamaría y Anaí Aguilar
[email protected]
@pacosantamaria
[email protected]
@anaiaguilar

Paco X. El lunes pasado hablamos de las Cougars, hoy toca el turno a los Forevers. Y aunque se les puede comparar, son dos tribus urbanas completamente distintas y con comportamientos diferentes. Quizá en lo que coinciden es que no les gusta envejecer. Los Forevers en su mayoría son hombres de los 30 en adelante , los puedes reconocer porque visten como jóvenes aunque ya no lo son. Odian las corbatas, los trajes formales y las bodas. Huyen del compromiso y sus parejas se quejan porque se comportan como eternos adolescentes. Por siempre Peter Pan. Siguen en la fiesta y les gustan las Lolitas.

Anaí Y. Para mí el termino Forever no es nada nuevo, al contrario lo he escuchado desde siempre, y con los treintones que me he encontrado, coincidencia o no, todos comparten las mismas características. ¿Será la maldición de los 70’s?

Paco X. Forever se le denomina a aquellos treintones y con más años que se niegan a crecer, a esos eternos Peter Pan que muchas veces se dejan el pelo largo, siguen en la fiesta, son compromisofóbicos y siempre están en busca de la siguiente pareja que creen va a llenar sus vidas. Más que maldición de los que nacimos en los 70’s, es el resultado de esta generación que siempre está en la búsqueda de quién sabe qué sin ser capaces realmente de conocer a las personas, sólo se dedican a comparar y tener relaciones utilitarias. Se quedaron estancados en la adolescencia y no crecen. Es como una actitud rebelde y de negación a la vida. Su outfit es medio rocker, pandroso y muy relajado. Con cortes de pelo juveniles.

Anaí Y. Sí, definitivamente, siempre han sido buen mercado, porque como huyen del compromiso y más de la palabra “hijos”, tienen buenos fondos en sus chequeras y les gusta gastar, y gastar mucho. Podría asegurar que las líneas de lujo se crearon para ellos. ¿Qué dices?

Paco X. No creas , no visten tan bien, son eternos adolescentes, cuando se visten de marca creen que se ven como señores y es lo peor que les puedes decir o con lo que los puedes relacionar. Gastan mucho en alcohol, restaurantes, conciertos, pantallas, compus y consolas de videojuegos, totalmente gadgeteros, también desembolsan en viajes y coches de la categoria de exóticos, tipo mini. Aman las motos.

Anaí Y. Me caen bien porque tienen miedo de crecer, pero al mismo tiempo no lo ocultan. Llevan en la frente un letrero de “soy un Forever, ¿y…? ” Tú eres un Forever, ¡y lo presumes!

Paco X. jajaja Sí, en efecto, soy medio Forever y no lo oculto. Yo trato de capitalizarlo lo más posible y hacer el menor daño . ¿Y sabes por qué lo presumo? porque la gente grande me da un poco de pereza. Cada vez que crecemos, no sólo nos arrugamos más, nos oxidamos, nos amargamos y nos acomplejamos. Ya como adultos nos da más miedo hacer cosas y nos frenamos. Lo que amo de la gente jóven es el ímpetu y lo bravo de ser lanzados. Yo a mi edad debería de estar medio amargado con un sueldo y un presupuesto mensual bien administrado, de Gutierritos en un corporativo, casado, con hijos y tirándole la onda a quién se deje. Muchos de mis amigos son así, viven frustrados en un estilo de vida  que la sociedad los obligó a construir, esa presión social que te dice: ahora debes de casarte, tener hijos y lo que sigue es… Y esa misma sociedad que confunde a un hombre exitoso con un millonario. Sí, soy Forever por varias cosas, no acepto la vida que me quieren vender, no les creo a su rutina y escenografía de vida conyugal, en general no les creo. Jajaja esta columna debería llamarse Entrevista con un Forever.

Anaí Y. Son muy complicados, todo lo ven como “mis papás dicen cómo debo de ser, mis amigos, la sociedad”. Les encanta pegar etiquetas en donde no las hay. Pero eso los hace más interesantes. Y dicen que las mujeres somos las complicadas ¡Ja! No lo creo. ¿Las Cougars y los Forevers se identifican?

Paco X. Gracias por lo de interesantes. Sí, lo etiquetamos todo y no nos gusta nada, tenemos insatisfaccion por lo que sea, de forma automática. En resumen , estamos alienados, lo que quiere decir que dependemos más de lo que hay afuera y no de lo que hay adentro, estamos vacóos. Yo creo que por eso no queremos crecer. ¿Cómo vas a crecer si no hay nada adentro de ti?

Anaí Y. Yo creo que ustedes nacieron en medio de un caos de identidad y por eso siempre luchan una guerra interna, es generacional y de ahí su hiper sensibilidad: Si les gusta algo lo maximizan, si odian algo lo maximizan, si están tristes lloran, si están enojados ¡explotan! No son nada lineales, por eso la publicidad funciona con ustedes, tienen las emociones a flor de piel y ellos lo saben y ¡las atacan!

Paco X. ¡Qué buena radiografia has tomado! Pasamos de la melancolía a la euforia. Triste pero real. Real pero decadente. No hemos caído en cuenta de que la vida es una línea recta, con cosas buenas y malas, exitos y fracasos; que el mundo no conspira contra nosostros, sólo gira. Somos incapaces de ser lineales y aceptar la normalidad. Esperamos demasiado de la vida y nos vendieron algo que no existe.

Anaí Y. ¿En qué se parecen ustedes con las Cougars? Obviando la edad.

Paco X. Jajaja hoy me has dado hasta con la cubeta, ya me tocará a mi. Nos parecemos en que no queremos vernos viejos, en que creemos que la felicidad está afuera, en la aceptación de los demás y no adentro. Las Cougars están decepcionadas de lo que les vendieron como compromiso o ellas entendieron, los Forevers son inseguros de si mismos, con miedos y huyen del compromiso. Mientras las dos tribus sobreviven con placebos como Chanel , Valentino, alcohol, antros, moda, coches y motos. Consumismo.

Anaí Y. ¡Ja! Ya sé que te vas a desquitar algún día y lo tomaré con calma. ¿A dónde viajan ustedes? Son de consentirse, urbanos o ya entran en el tema del ecoturismo? ¿Qué tan vanguardistas son? ¿Son o sólo se piensan vanguardistas? ¿Compran tecnología porque se sienten identificados, o sólo porque eso los hace sentirse cool? o ¿Ser Cougar o Forever no tiene nada que ver con eso?

Paco X. Nos gustan los viajes exóticos, tipo a Rusia, Europa del Este, Serbia, Croacía o Montenegro y viajes “alternativos” a Nueva York o San Francisco. Casi siempre urbanos y donde existan bares para ir a ligar, hay uno que otro Forever eco-cultural que gusta de los viajes amigables con el pleneta. Los Forevers compran tecnología que les permite estar a la vanguardia hasta donde pueden, los vas a ver muy prendidos con las Ipads, quizá es una forma de verse y sentirse jóvenes. Nos sentimos cool al decir la palabra cool que quizá nunca usarían los que están presos y casados de nuestra generación. Eso nos hace sentirnos cool.

Anaí Y. Entonces son buenos clientes para generar millones. No piensan en deslizar su MasterCard, no worries, no responsabilidades. ¡Ja, Definitivamente me caen bien!

Paco X. Pues hacemos lo que podemos, somos unos inconformes pero inofensivos al final de todo. Tratamos de vivir a pesar de que la sociedad no nos encanta del todo.

Aquí la versión X del himno de los Forever

Acá la versión rescatada:

Tengan una semana Forever.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299