Converse se respalda en Nike para recuperar sus orígenes

Converse-Basketball-NBA-03
Imagen: Converse vía Forbes

La marca Converse siempre ha estado asociada a la moda, música y cultura pop, pero sus orígenes fueron en una firma deportiva, algo que busca recuperar.

La estrella solitaria prepara su regreso con unos sneakers para basquetbol, un movimiento nostálgico que nos remite a su nacimiento allá por 1908.

El regreso a la NBA

Esta semana Converse presentó el All Star Pro BB, un modelo de tenis diseñado para jugadores de basquetbol que combina el estilo clásico (y emblemático de los Chuck Taylor) con tecnologías y materiales de vanguardia aportados por Nike -su casa matriz-.

Estos sneakers serán lanzarados al mercado en mayo, pero que desde ya ha comenzado con algunas acciones de marketing. Así, además de contenidos en redes sociales, la marca con sede en Massachusetts tiene la intención de llevar a sus tenis de regreso a la NBA.

“Podría decirse que es el diseño de Chuck Taylor para esta era y esta generación”, dice Brandis Russell, vicepresidente de Global Footwear en Converse, citado en Fast Company, al destacar la innovación en su fabricación y diseño.

Sin embargo, el directivo destacó que la marca ha estado trabajando desde hace algunos años en entender lo que su consumidor necesita y quiere de la marca. Uno de los argumentos que fueron citados es que “los consumidores no querían que Converse fuera solo una fábrica de estilo retro. Estaban abiertos a algunas nuevas ideas radicales”.

“El baloncesto se sintió como un lugar honesto, auténtico y orgánico para que comencemos en base a nuestros orígenes”, añadió Russell, en una clara alusión a sus orígenes y su historia en la NBA.

El trabajo por transformar una marca

Converse fue fundada en 1908 por Marquis M. Converse y, en su momento fue disruptora e innovador al vulcanizar el caucho y crear las suelas antiderrapantes, así como por sus remaches en los costados de los sneakers que proveían de ventilación al pie.

Su modelo más emblemático son los Chuck Taylor All Star, que surgieron de colocar el nombre de Charles H. “Chuck” Taylor, un jugador All-American que se dedicó a promover la marca y el basketball por todo Estados Unidos por algunas décadas.

Por muchos años Converse estuvo asociada al basketball y otros deportes, pero en la década de los setenta sus tenis sencillos y funcionales fueron adoptados por el movimiento punk y, desde entonces se vinculó también con la moda, música, y cultura pop.

La marca brillaba, pero con la llegada de marcas como Nike, Adidas, Reebok, y Puma fue perdiendo presencia en el mundo deportivo.

En 2003, Nike compró a Converse en un acuerdo estimado por 305 millones de dólares y, desde entonces, su principal enfoque fue al estilo de vida, algo que parece le funcionó.

Entonces vendía unos dos millones de pares de All Stars al año, pero actualmente vende más de 100 millones, de acuerdo con Forbes. Entonces, ahora buscar su regreso a lo deportivo puede funcionarle si combina el ADN de la marca, son su reciente historia y la tencología y diseño que provee Nike.