Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Crece contaminación por eCommerce y logística sustentable hace frente

Última milla genera gran parte de la huella de carbono del eCommerce por priorizar rapidez. En ese panorama, la logística sustentable basada en la eficiencia llega a hacerle frente.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
logística tecnología comercio electrónico
  • Con la caída de las compras físicas por los confinamientos, el eCommerce se presentó como una solución.

  • No obstante, la logística tradicional ha priorizado la rapidez frente a la eficiencia, marcando un nuevo problema medioambiental.

  • Es decir, aumentó la huella de carbono en el planeta, lo que la logística sustentable llegó a solucionar.

Luego de la pandemia por la Covid-19 mandó a la población mundial a confinarse, sin posibilidad de desarrollar las actividades económicas con “naturaleza”. El comercio electrónico comenzó a expandirse sin mesura en el mundo y en la región Latinoamericana, México se convirtió en el segundo país con los mayores ingresos por ventas minoristas en línea, apuntan datos de Statista; no obstante, como en toda industria, los impactos ambientales no tardaron en observarse, la logística y la entrega de última milla comenzaron a ser parte del origen de la huella de carbono que deja el eCommerce, pero el mercado ha demostrado que con una logística sustentable pueden reducirse los impactos. 

De acuerdo con Jorge González, Director para Latinoamérica e Iberia de PrestaShop, en México durante el 2021, “el comercio electrónico experimentó un 27 por ciento de crecimiento en comparación de 2020. Además, por tercer año aparece en el top 5 de países con mayor crecimiento en Commerce retail”.

En ese crecimiento las entregas que solían hacerse en grandes cantidades en las tiendas o retailers de conveniencia, se convirtieron en entregas a domicilio, lo cual implica mayor flujo en las carreteras y avenidas de las urbes creando más tráfico, y por ende, mayor contaminación.

La huella de carbono no es creada en su totalidad por los procesos logísticos, sino que el consumo digital ayuda a que sea cada vez mayor. De acuerdo con Greepeace, “el sector de las tecnologías de información actualmente consume aproximadamente el 7 por ciento de la energía mundial”.

En el caso de la entrega de última milla, se requiere tres veces más de energía de entrega tradicional.

“Solo el transporte de mercancías en la industria de la logística es responsable de las emisiones de CO2 a nivel mundial, y además de la logística, la industria de la construcción, es una de las industrias que más contaminación trae”, apuntó Alejandra Willson, Transformación y Sustentabilidad de Cargamos.

Y es que realizar un envío en un día no es suficiente cuando varias personas esperan su producto, sino que se necesitan más mensajeros que puedan entregar varios paquetes, y por ende, más vehículos.

La cadena de contaminación no inicia ahí, sino en la producción y fabricación de bienes, servicios y su distribución, es decir, cuando los productos llegan a la tienda ya han generado huella ambiental y de carbono.

Asimismo, el embalaje representa un gran problema de contaminación más visual: “los embalajes ya representan el 30 por ciento de los residuos sólidos en Estados Unidos, según la Agencia de Protección Ambiental del país”, puntualiza Reinvent your City de Greenpeace.

Y eso no es todo, las tasas de devolución y los eventos de ventas incrementan el impacto ambiental. Según Research and Markets, las consecuencias para el medio ambiente es que implican doble transporte y pueden requerir la eliminación en lugar de preventa.

 

Logística sustentable llega a hacerle frente a contaminación generada por eCommerce

De acuerdo con Alejandra Willson, Transformación y Sustentabilidad de Cargamos, las empresas de logística tradicional están enfocadas en ser más rápidas sin importar cual es el medio, es decir, no les importa gastar si tienen que comprar más automóviles o si son más contaminantes: el punto es ser más rápidos.

Pero eso no significa que sean eficientes, “una empresa de logística que no esta enfocada en la eficiencia y que no está enfocada en la sustentabilidad no va a ser exitosa (…) cualquier empresa en cualquier industria, sino esta enfocada en la sustentabilidad en unos años no va a poder seguir, no va a poder lograr nada porque ese es el futuro, eventualmente va a ser una obligación y es importante que la gente se adelante a ser sustentables”, puntualizó Willson.

Esa tendencia no llega por si sola, en un principio los compradores seleccionaban métodos de entrega más rápidos al precio más bajo y Research and Markets indica que en recientes estudios los consumidores están eligiendo opciones de entrega con menor carga ambiental.

Por ende, los principales comerciantes de comercio electrónico como Amazon, Alibaba y Zalando están haciendo esfuerzos para disminuir el impacto “que sus negocios crean en el medio ambiente a través de la eficiencia logística, la entrega de vehículos eléctricos y el uso de materiales de embalaje reciclados”, apunta Research and Markets.

La crítica ante las acciones sustentables llega por parte de Alejandra Willson, Transformación y Sustentabilidad de Cargamos, ya que desde su visión no se trata en hacer acciones que ayuden a mitigar los daños, sino se trata de que la transformación se logre desde la eficiencia.

“Al ser eficientes estamos mejorando la cantidad de kilómetros que se recorren, estamos mejorando el tiempo que tarda un paquete en entregarse, estamos reduciendo la cantidad de Co2, independientemente de si es diesel, gasolina (…) al final ser eficientes también nos ayuda a ser más sustentables y finalmente de ser eficientes y sustentables podemos ser más rápidos y más baratos”, puntualizó.

El comercio electrónico no es un problema, su crecimiento y expansión supuso una gran oportunidad a los pequeños negocios durante la pandemia de proseguir y a los grandes retailers de mitigar pérdidas, todo en la búsqueda de nuevas formas de conectar con el consumidor.

Sin embargo, la “cara B”,  trata del impacto ambiental que genera el eCommerce y cómo las empresas se enfocan en la rapidez en lugar de la eficiencia y la sustentabilidad. Cabe destacar que el cambio no se logrará con una logística sustentable, sino con la educación del consumidor quien debe ser analítico y priorizar una cultura de cuidado al medio ambiente.

 

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores