Consultorías en digital, ¿qué retos enfrentan?

El mercado global de las consultorías registró 133 mil millones de dólares durante 2016 y creció a 139 mil millones de dólares durante 2017, registrando un crecimiento que se alargaría a los próximos años. Este año, las previsiones indican que serían 145 mmdd, para 2019 la cifra alcanzaría 152 mmdd, según datos de Statista.

En México, el segmento es uno de los más competidos y con mayores retos. Como las demás industrias, las consultorías deben adaptarse a las condiciones impuestas por el auge digital.

Recordemos que en México, el 66 por ciento de los usuarios tiene una relación estrecha con internet. En general los internautas mexicanos pasan en promedio siete horas conectados al día y por medio de 2.68 dispositivos, de acuerdo con el Estudio de Consumo de Medios y Dispositivos entre internautas mexicanos, desarrollado por Kantar Millward Brown.

Es por ello que las consultorías concentradas en servicios digitales gozan de un gran momento gracias a la demanda en el segmento, pero también enormes retos para destacar. Aunque tal como lo indica Dennis Brandl, founder & global managing partner de Headways Media, el valor de una consultoría va más allá.

“El entendimiento directivo del valor financiero y de marca que puede brindar una consultoría con distintas fases como diagnóstico, diseño e implementación”, acotó.

DOMINIO DIGITAL
Sin embargo, es innegable que en este momento el tema de interés se concentra en ese segmento, por lo que para René Barrón González, director de Research & Insight, el mayor reto al que se enfrentan en la actualidad es “el aporte al proyecto, las consultoras deben replantearse el significado de valor agregado, con el fin de que sea tan especial y único y la integración de equipos jóvenes que si bien cuentan con mucha fuerza y afines a la tecnología y cambios no se detienen al análisis y experiencia de los equipos de mayor edad”.

Al final, de cara al 2019, las consultorías continúan en un lugar preponderante ante sus similares de otro segmento. Por ello, algunas optan por ofertar un servicio especializado en digital, aunque no todas logran cumplir sus promesas.

Y es que la tecnología avanza a pasos agigantados. Además, tener tecnología de punta no garantiza a los consultores el éxito, pues hay que apalancarse de otros elementos que rigen a las grandes firmas: compromiso, innovación y creatividad.

En este sentido, Sergio Chávez, socio director de Consultoría especializada PyME, explicó que tampoco se debe descuidar la confianza que el cliente pone en una consultoría digital.

“La credibilidad por parte de los pymempresarios y profesionalismo en la prestación del servicio, lo cual parte desde cobrar lo justo a la proporción de los servicios que se presten. Cualquier empresa que quiera sobrevivir en la época actual, debe al mínimo enterarse de que hay disponible en el mercado, a fin de analizarlo e incorporarlo a su metodología de trabajo o a su oferta de servicios. Si no hace esto, quedará rezagado y cada día con menos posibilidades de éxito”, dijo.

Al final, de cara al 2019, las consultorías continúan en un lugar preponderante ante sus similares de otro segmento. Por ello, algunas optan por ofertar un servicio especializado en digital, aunque no todas logran cumplir sus promesas.

María Eugenia Flores, directora general en Instituto de eMarketing México, prevé que destaquen dos aspectos en lo que resta del año.

“Por un lado una tendencia a invertir más publicidad en canales digitales para ‘vender más; y por otro, una falta lamentable de visión hacia la verdadera transformación digital que requieren todas las empresas para poder subsistir en la economía digital, donde la participación del mercado se de ne en función de modelos predictivos (data science). El concepto de transformación digital es el trending topic entre la alta jerarquía de las organizaciones pero no un verdadero conocimiento de lo que implica”, detalló.

Una vez expuesto lo anterior, las consultorías en México se perciben con mucho qué aprender sobre la parte digital como el plus que deben priorizar actualmente, teniendo claras las bases que el cliente espera de ellas.