Consigue los contactos que necesitas para triunfar con 7 pasos de networking

Este concepto es el circulo social-profesional que brinda oportunidades de crecimiento si eres emprendedor, dueño de una PyME, o simplemente, si deseas formar parte de una red de profesionales.

En un contexto en el que las dificultades del mercado laboral para generar empleo han ido en aumento, la colaboración y la ayuda mutua marcan la diferencia.

En el ecosistema emprendedor es bien conocido el networking, ya sea para crear alianzas estratégicas de negocios, para relacionarse con otros profesionales, o simplemente para dar a conocer una empresa.

La importancia para una PyME tiene el mismo peso que para una multinacional, debido a que las actividades comerciales y de negocio no distingue ningún tipo de empresa por el tamaño, si no todo lo contrario el networking representa el 30 por ciento de las ventas del negocio y el 40 por ciento del posicionamiento de la marca dentro del sector que se encuentra la línea de negocio.

Las PyMEs deben estar abiertas a diferentes opciones, congresos, convenciones, universidades, foros de asociaciones, sin importar que éstas últimas no sean parte de la industria del negocio, por ejemplo, una empresa de manufactura, podría relacionarse con otros mercados o industrias.

La coach Bonnie Marcus, autora de Women’s Success Coaching, ha sintetizado en siete puntos las claves para crear un networking exitoso:

Elaborar una estrategia para rodearse “bien”

Una de las debilidades más comunes a la hora de desarrollar el networking, apunta Marcus, es que este se configura casi al azar, sin un plan preestablecido de antemano. La coach percibe a las personas adecuadas, como aquellas que pueden contribuir a alcanzar nuestras metas profesionales y a defender nuestros intereses cuando sea necesario.

Ayuda mutua entre la red de profesionales

Dar y recibir. Esta es la esencia. La cooperación hace todo mucho más sencillo, y si uno asciende profesionalmente normalmente contará con el resto de su red y viceversa.

No olvidarse de los viejos contactos

Nunca se sabe cuándo uno va a necesitar de la ayuda de viejos compañeros de trabajo o incluso de la universidad. Mantener el contacto con ellos puede ser clave para obtener una recomendación en un nuevo empleo o colaborar con ellos puntualmente. No hay que olvidar que estas personas también tienen su propia red con la que podrán abrirnos otras puertas o recomendarnos a otras personas.

Cuanto más inviertas en tu red, más valor tendrá

Una de las lecciones que más repite la coach es que no se debe ahorrar tiempo ni esfuerzo en cuidar la red, puesto que se trata de una rentable inversión. Por tanto, hay que esforzarse en realizar llamadas de forma periódica, contestar a los correos electrónicos y, sobre todo, ayudar allí donde se nos necesite. La única forma de fortalecer los vínculos consiste en ser proactivos, estar dispuestos a echar una mano en lo que haga falta y generar confianza mutua.

Quédate con las tarjetas de los demás

Mucho más importante que dar nuestra tarjeta para crear conexiones profesionales es quedarnos con la de aquellas otras personas que más nos interesen. Uno de los consejos de Marcus en este sentido es escribir notas en el reverso de la tarjeta sobre la conversación mantenida con la persona en cuestión, los posibles intereses mutuos y la mejor forma de volver a contactar con ella.

Olvídate de los lugares comunes cuando conozcas a alguien

A menudo, cuando entablamos una conversación con una persona desconocida caemos en la típica conversación de ascensor y tratamos de impresionarla haciendo énfasis en el currículum o experiencia profesional. Sin embargo, para ganarse la atención de alguien es imprescindible empatizar desde el primer momento, sabiendo escuchar y haciendo las preguntas adecuadas. Ensayar los discursos hará que te sientas más confiado y mejorará tu poder de convicción para vender mejor tus proyectos o ideas.

No limites los contactos sólo a las personas que te caen bien

Caer en una zona de confort en lo que a networking se refiere, rodeándonos solamente de aquellas personas con las que mejor nos llevamos, nos impedirá ampliar nuestra red y sacarle el mayor partido posible. En la diversidad está la riqueza, sentencia Marcus.

En síntesis, existen muchas oportunidades que las pequeñas y medianas empresas desaprovechan, ya sea por desconocimiento o por flojera; de esta manera te recomendamos aprovechar todos los recursos que el negocio posee para hacer networking.

Desde asistir a eventos, hasta usar las redes sociales y otras plataformas digitales para comunicarse con otros, involucrando al entorno con la PyME y viceversa.