Consejos para tener una vida más saludable y más creativa

El trabajo de los profesionales del  marketing está subordinado en muchas ocasiones a presiones que van más allá de los alcances de cada quien. El sometimiento frecuente al estrés puede desencadenar dificultades en la salud. El mismo estrés está considerado como un mal médico y es el que aseguran padecer la mayoría de los que trabajan.

A continuación se enumeran claves para evotar el estrés, enemigo innegable de tu creatividad.

1. Concéntrate en un objetivo a la vez
No para todos es sencillo realizar distintas acciones simultáneas.

2. Afronta las dificultades
Si postergas la solución a los problemas no dormirás con tranquilidad.

3. Olvida el trabajo
Desconéctate todos los días, no te lleves pendientes a la casa ni a la cama.

4. Estimula siempre la creatividad
Halla nuevas habilidades y nuevos retos que te distraigan y aparten de los actuales.

5. Rompe rutinas
Haz cada día diferente y evitarás estancarte, aburrirte y estresarte.

6. Aprende a decir No
Si a todo dices sí no tendrás tiempo para ti, saturarás tu agenda y harás mal tu trabajo.

Tener una buena salud y hábitos no es cosa fortuita sino concentrarse y decidirse a lograrlo por voluntad y esfuerzo propios.   

  1. Establece tus prioridades

Si la energía disminuye, dale prioridad a los pendientes más importantes o los que tienen mayor premura para su entrega. No es que no vayas a realizar todo lo que tienes enfrente, pero en ocasiones la energía disminuye y más vale estar bien con tus compromisos de trabajo creativo.

  1. Huye de estrés

Evitar el estrés se logra a base de una buena alimentación, el cuidado de la salud y una actitud comprometida. La preocupación gratuita no abona en tu actividad creativa. ¿Has pensado en ejercicios de respiración? Son infalibles.

  1. No dejes de lado tus hábitos

Si te gusta el ejercicio, no dejes de hacerlo; si tienes algún compromiso adquirido con anticipación, asiste… no sientas culpa por realizar tus tareas cotidianas, te mantendrán ubicado y te ayudarán a despejar la mente cuando es necesario en beneficio de tu actividad creativa.

  1. Come bien

Somos lo que comemos y el principal procurador de la salud está en la alimentación. ¿Sabías que si tú preparas tus propios alimentos podrás cuidar la calidad de sus ingredientes y garantizar una ingesta balanceada? El ahorro económico, además será notorio.    

  1. Evita malos hábitos

No te desveles de más, a veces no vale la pena arriesgar la salud en trabajos que no son prioritarios. Mide tu ingesta de alcohol, comida no nutritiva y aléjate del humo del tabaco, el exceso de café y todos aquellos hábitos que terminarán por mermar tu salud y tus resultados profesionales.