Todo negocio o empresa tiene a su alrededor a distintos tipos de clientes de clases y personalidades diversas. Algunos de ellos están convencidos de que les estás vendiendo lo mejor que han adquirido en su vida, mientras que otros tienden a cuestionar todo lo referente a su marca. Conocerlos te dará las armas no solo para saber cómo tratarlos sino para conocer más tu modelo de negocio y tu propia marca. “Segmentando a tus clientes, puedes convertir a un individuo indeciso en el mayor fan de tu negocio”. Tomás Santoro, CEO de SumaCRM.

Los incondicionales

Son aquellos que están enamorados de la marca, que se sienten identificados con ella y que responden con entusiasmo ante cualquier publicación, oferta y producto nuevo que des a conocer. Es muy probable que recomienden tus productos o servicios a su círculo más cercano. A ellos los tienes que consentir para que sigan tu lado.

Los que cuestionan todo

El perfil de este cliente es el que cree saberlo todo y quiere dictar cátedra sobre cómo deberías vender o presentar el producto. A menudo sus opiniones pueden ser tomadas en cuenta si las consideras valiosas, pero también hay que irse con precaución para no caer en ciertas provocaciones.

Los enemigos

Son los que ya han comprado productos o que han probado tus servicios y no han quedado del todo contentos. Y no solo ello, sino que se dedican a hacer mala fama de ti. Pareciera ser que su único objetivo es esparcir mala leche en contra tuya. Ten cuidado, ya que un mal comentario de parte suya podría echar a perder tus esfuerzos por crearte una buena reputación. 

Los que están por compromiso

Se caracterizan porque están contigo al no tener más opciones a su disposición, sin embargo, no quiere decir que sean fieles absolutos de tu marca. A éstos les debes poner especial atención, ya que son clientes potenciales que en cualquier momento los puedes atrapar por completo o dejarlos ir al no cumplir sis expectativas.

TAMBIÉN LEE:

¿Cómo prospectar clientes si estás en el segmento B2B?

Preguntas que deberías hacer a tus clientes durante una venta

El que compra pero con quejas

Dentro de los distintos tipos de clientes, este es muy peculiar: siempre comprará pero con quejas a lo que le ofreces: calidad, precios y rentabilidad. Sin embargo, es tal su necesidad de adquirir que siempre estará al tanto de lo que ofreces. Aprovéchalo sin impacientarte y siempre explica el porqué de tus decisiones de darle determinada oferta o servicio.

Los infieles

Son aquellos que se van con el mejor postor o el que les prometa toda clase de beneficios. Están a la caza de las mejores ofertas y de las vías disponibles para sacar beneficios. De hecho no le son fiel a ninguna marca sino a la que de momento les otorgué ventajas que la competencia no tiene. Lo único que quieren es saciar su sed de ofertas. Aprovecha su volubilidad para atraerlos cuando tengas ofertas irresistibles.

Los que se irán en cualquier momento

Su grado de indecisión y poco compromiso hacia tu marca los hace desertores potenciales. Esta clase de clientes representan un reto para crear las estrategias pertinentes que sean capaces de seducirlos y atraerlos de una vez por todas. Pero ojo, tampoco te desgastes. Si no quieren estar contigo, déjalos ir y espera su regreso cuando lo crean conveniente. 

Conocer los distintos tipos de clientes que pueden llegar contigo es vital en tu faceta como emprendedor o dueño de una empresa o negocio. Mientras mejor sepas conocer a tu audiencia tendrás más dominio de tu capacidad de ofrecerles justo lo que requieren.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299