Confianza a cambio de un buen servicio: la lección del modelo sharing economy

El modelo sharing economy o economía colaborativa se ubica como una de las tendencias que mayores crecimientos registrará en el futuro próximo, fenómeno que hoy gracias a jugadores de gran relevancia se ubica como un referente importante en los negocios punta de muchos mercados.

Al respecto, datos dados a conocer por el MIT destacan que las transacciones que hoy se llevan a cabo bajo las normas de este tipo de economía mueven en la actualidad cerca de 26 mil millones de dólares a nivel global, con lo que las operaciones al respecto han registrado un incremento de 25 por ciento durante el último año.

Si bien los números hablan de un panorama prometedor para las marcas que apuestan por este modelo económico, es cierto que el camino para llegar a este nivel de aceptación no ha sido fácil, y las empresas pioneras de este sistema han tenido que enfrentar diversas trabas entre las que destacan la regulación de sus servicios en diversos países y, en consecuencia, ganar la confianza de los consumidores con una propuesta que, para muchos, parece estar fuera de la ley.

Las leyes normalmente van atrás de los avances tecnológicos, se requiere que los involucrados estén al día de estas nuevas tendencias.

Diego Guzmán, director de Tripda México, afirma que “las leyes normalmente van atrás de los avances tecnológicos, se requiere que los involucrados estén al día de estas nuevas tendencias y que su regulación se proponga partiendo de un punto de vista social y con conocimiento sobre la operación”.

No obstante, el crecimiento del valor de las empresas que juegan en el terreno colaborativo es un reflejo de la aceptación que tienen entre los usuarios, mismos que aún con conocimiento de la situación legal que distintas empresas relacionadas atraviesan en diversos mercados, otorgan su confianza a estas firmas.

De hecho, información publicada por Statista, indica que Uber -firma emblema de este modelo económico- lidera la lista de las tres startups más valiosas del mundo hasta noviembre del año pasado, con 51 mil millones de dólares, dejando en segundo lugar al fabricante chino de smartphones Xiaomi con 46 mil millones y a Airbnb -otra marca relacionada con este sistema- con 25.5 mil millones.

Pero, ¿cuál es la clave que lleva a estas empresas a ser en muchas ocasiones la primera opción de los consumidores y mantener su confianza aún con las coyunturas legales que estas en ocasiones enfrentan?

crecimiento_economia-01

Todo parece indicar que la respuesta está en poner foco al valor añadido que su servicio implica, en donde la practicidad, funcionalidad, inmediatez y el máximo aprovechamiento de los recursos figuran como piezas angulares.

“La tecnología brinda acceso, permite ampliar el uso masivo de un producto a una gran cantidad de gente, donde no es necesario conocer a una persona en su totalidad, o mantener una relación más íntima para poder compartir un servicio o producto”, resaltó Guzmán.

Y es que si bien la seguridad de su información es fundamental para los usuarios, es cierto que diversos estudios demuestran que el consumidor está dispuesto a compartir siempre y cuando reciba una experiencia única apalancanda de un buen servicio.

Recordemos que tal como revela un reciente estudio elaborado por Aimia, el 80 por ciento de los usuarios dice estar dispuesto a compartir información personal con las marcas, en donde un 55 por ciento lo hace para conseguir mejores ofertas, recompensas y servicios.