CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Con esta iniciativa ya no tendrías 6 días de vacaciones laborales en el primer año, ahora serían 18 días como mínimo

México encabeza listas preocupantes respecto a cultura laboral: Es el país con menos vacaciones laborales fijas en Latinoamérica y, según la OCDE, ocupa el cuarto lugar con las jornadas laborales más extensas.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • México encabeza la lista del país con menos vacaciones laborales en Latinoamérica
  • Hablar de vacaciones en el trabajo implica el cuidado de la salud mental, física y emocional de los trabajadores para que tengan mayor productividad 
  • Con la iniciativa de la Senadora Sasil de León Villard, se elevarían a 18 días el periodo mínimo de vacaciones en el primer año laboral. 

 

Las vacaciones son un derecho de todos los trabajadores; sin embargo, México se encuentra como uno de los países con el nivel más bajo del mundo de vacaciones en el trabajo fijas, según Leyes y Códigos del Trabajo Nacionales. Globalmente, el país se encuentra a la par de naciones como Brunei, Nigeria, China, Uganda, Filipinas, Malasia y Tailandia con menos de 9 días de vacaciones laborales al año. En Latinoamérica, países como Brasil, Cuba, Nicaragua o Panamá gozan hasta de 30 días de vacaciones pagadas desde el primer año, Uruguay goza de 20 días de vacaciones laborales; Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Puerto Rico y Venezuela con 15 días; Argentina, Costa Rica, República Dominicana con 14 días; Paraguay con 12 días y, Honduras con 10 días. Con esta información se vislumbra que el promedio de la región es cercano a los 15 días, pero México no llega ni a eso.

Los días de vacaciones laborales están estipulados en la Ley Federal del Trabajo en su artículo 76, la cual explica que los trabajadores que tengan más de un año de servicio, disfrutarán un periodo anual de vacaciones pagadas, respetando los seis días laborales y no menos, que aumentarán por cada año de servicios en dos días laborales, hasta llegar a doce al concluir el cuarto año. En adelante, se sumarán dos días más por cada cinco años trabajados sin interrupción de contrato. 

 

Hablemos de vacaciones laborales 

La importancia del trabajo en el ámbito social, económico y político, permea que se visualicen los derechos humanos laborales, pues los trabajadores tienen que gozar de beneficios de los derechos fundamentales para que realicen sus tarea con dignidad y que los valores de igualdad en trabajo, salario, género y sin discriminación, sean respetados. Al respecto, de las vacaciones y del descanso, la Declaración Universal de Derechos Humanos señala en el artículo 24 que: 

“Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas”. 

La pandemia por COVID-19, demostró la necesidad de velar por la seguridad de las personas, la sostenibilidad de las empresas y los puestos de trabajo en condiciones más dignas. Las nuevas formas de empleo, la inestabilidad laboral y los cambios devenidos del confinamiento, pusieron en la mesa la importancia de la salud mental de los trabajadores y el riesgo al que se ven expuestos al estrés laboral. 

En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que el estrés laboral es uno de los principales problemas de salud de los trabajadores causado por el agotamiento, frustración hacia el trabajo y condiciones laborales. 

Para entender el porqué del posible estrés de los trabajadores mexicanos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), dictaminó que México ocupa el cuarto lugar a la extension promedio más larga laboral –de 36 países miembros–, debido a que el trabajador mexicano destina alrededor de 2,148 horas al año a cumplir con sus actividades laborales. La situación se agrava cuando se observa la media de todos los países integrantes de la OCDE, que es tan solo de 1,726 horas al año, es decir, 20 por ciento menos que la jornada laboral mexicana.

Me parece que el país respeta a medias la Declaración Universal de Derechos Humanos, pues si bien dan días de descanso, estos son muy bajos al promedio de Latam. Asimismo, México no debería de abstenerse a ratificar el Convenido 132 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de 1970 sobre vacaciones pagadas que establece que las vacaciones no serán en ningún caso inferiores a tres semanas laborales (18 días) por un año de servicios. Y eso, esta muy por encima de lo establecido en la Ley Federal del Trabajo en su artículo 76, aunque si contamos los días de descanso obligatorio que son 8, la cifra sube a 14 días de descanso al año y aun así, sigue estando por debajo.

 

Una propuesta de 18 días vacacionales

En septiembre del año pasado, la Senadora Sasil de León Villard propuso una iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se reforma el Artículo 76 de la Ley Federal del Trabajo en Materia de vacaciones, para garantizar la salud mental, estabilidad laboral de los trabajadores y con ello, mejorar la productividad.

La iniciativa propone que se respete el Convenio 132 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que establece 18 días de vacaciones, como mínimo, en el primer año. En su iniciativa, la senadora Sasil de León redacta como opción de modificación:

“Los trabajadores que tengan más de un año de servicios disfrutarán de un periodo anual de vacaciones pagadas, que en ningún caso podrán ser inferior a dieciocho días laborales, y que aumentará en dos días laborables, hasta llegar a veinticuatro por cada año subsecuente de servicios”.

Todo con el fin de que los trabajadores mexicanos cuenten con mejores condiciones laborales en el país, aumenten su productividad y que les permita a las empresas competir en un nivel similar en el mundo. 

Para concluir, es necesario que México ratifique el Convenio 132 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de 1970 sobre el mínimo de 18 días como vacaciones laborales el primer año de trabajo, pues  encabeza listas preocupantes, la primera de no tener tantos días de descanso, y la segunda sobre la extensión de las jornadas laborales. En este sentido, las empresas y gobierno deberían de trabajar en conjunto para mejorar las condiciones laborales del país, que en muchas ocasiones generan daños tanto en la productividad de la empresa y en la vida personal del trabajador.

México no le ha puesto atención al derecho laboral del país y eso es evidencia de una nula cultura laboral y de respeto a la fuerza de trabajo. De voltear a ver la iniciativa de la Senadora Sasil de León Villard, se podría garantizar la productividad y una fuerza de trabajo más sana e incentivada. Además, de un evidente incrementó en la economía nacional.

 

Ver más:

 

Otros artículos exclusivos para suscriptores