Millones de personas alrededor del mundo buscan adoptar estilos de vida más saludables. Algunas cifras entregadas por Google, hacen evidente la intención. Según dicha firma, las búsquedas globales del término “comida saludable” se duplicaron entre octubre de 2013 y el mismo mes de 2015, mientras en YouTube se quintuplicaron en el último año. Aunque firmas como Coca-Cola podrían quedar fuera de esta tendencia, e incluso ver sus negocios caer, lo cierto es que más de una ha logrado ajustar su portafolio de marcas para mantener relevancia a los ojos del consumidor.

Sobre esta línea trabaja la nueva campaña de Coca-Cola la cual, creada por la agencia mexicana Visual Latina, habla del “renacer de la marca” frente a los nuevos hábitos y necesidades del consumidor.

Bajo el nombre “Volvimos a ser para todos”, el mensaje del spot hace eco de su propuesta libre de azúcar de la firma, con la cual busca llegar a mercados en los que ya no tenía espacio (como en el mercado infanta, por ejemplo) ante la tendencia de consumo libre de azucares, impulsada por los altos índices de obesidad, en donde productos como el refresco han sido especialmente castigados y enjuiciados.

Se trata de no perder mercado

Este no es el primer esfuerzo que Coca-Cola hace al respecto. De hecho, se suma a una gran cantidad de firmas que han intentado demostrar con ajustes en sus portafolios de marcas así como en su comunicación, su interés por satisfacer las necesidades de un mercado healthy que crece de manera importante.

Tan sólo en México, cifras de Kantar Worldpanel indican que el 49 por ciento de los consumidores redujo su consumo de azúcar y/o sal, mientras que el 38 por ciento cambió su alimentación hacia comidas más sanas y/o equilibradas.

De hecho, el 24 por ciento de los mismos prestó más atención que antes a la información nutricional (etiquetas) de las comidas y bebidas.

La renovación del portafolio y, más aún, la forma en la que comunican estos cambios resulta vital para las grandes empresas como Coca-Cola, las cuales ahora compiten con marcas locales que si bien son de menor tamaño, tienen la capacidad de adaptarse o, incluso, nacer atendiendo las necesidades de un consumidor que, cuando menos en teoría, busca que su consumo sea más saludable.