En México existen alrededor de 56 millones de personas económicamente activas; es decir, que tienen algún tipo de empleo o trabajo -ya sea formal o informal- de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Sin embargo, sabemos que el desempleo es un problema en México. Así, la competencia laboral es intensa, tanto en el puesto actual que un profesional desempeña, porque no pretende dejárselo a alguien más, y entre los desempleados que pelean a toda costa por llenar las vacantes.

El crecimiento laboral está definido en gran parte a la iniciativa y propuestas del empleado para el mejoramiento de la compañía, la pelea es dura por ser el mejor, pero muchas veces deriva en conflictos con los colegas. Es por ello que las tendencias se están modificando en la industria laboral.

Esta, es una de las industrias que si bien están incorporando tecnología de punta, como Inteligencia Artificial para seleccionar a sus empleados o, como el criticado Amazon, monitorean la productividad por medio de robots, lo cierto es que también es una de las que se resiste a cambiar lo tradicional y continúa con prácticas obsoletas como contratar a las personas por su “buena presentación”.

La urgencia de transformar prácticas que derivan en conflicto y estrés para los empleados al fin ha sido atendida y existen tres nuevas tendencias en busca de disminuir esto:

Comparte tu empleo y tu sueldo

Se llama job sharing y es una práctica cada vez más común en la industria laboral. Consiste en que dos personas desarrollen el mismo empleo y perciban un salario en común por las actividades, en una compañía. No es exclusivo de puestos de la base, sino que también aplica en gerentes o directores.

El ejemplo lo dan Anushka Asthana y Heather Stewart desde hace tiempo, pues comparten la jefatura de la sección de Política del diario británico The Guardian. Incluso en la política se realiza sobre todo en Europa.

Competir en lo laboral es obsoleto, lo de hoy es compartir tu puesto y tu sueldo: conoce las 3 nuevas tendencias en el trabajo
Imagen: Bigstock

El mayor obstáculo que enfrenta es la práctica tradicional arraigada y que no todos los profesionales están dispuestos a compartir, además de que no todos tienen la capacidad para hacer dupla, y cómo no sería así, si muchos no pueden hacer ni siquiera equipo.

Seamos free

Como en una relación amorosa casual, cuando le dan ganas a la empresa de contratarte, lo hace y tú vas con ganas también a desempeñar las labores por las que te contratan. El objetivo es precisamente ese, que el compromiso y la cotidianidad no afecten la creatividad y el empeño con el que se desarrolle el trabajo.

El empleado dará todo de sí para que se le siga dando trabajo y el empleador pagará justamente la labor desempeñada porque estará contento con lo realizado.

El reto es que los profesionales dependerán de un empleo que puede no tener regularidad y por tanto, sus ingresos serán variables, derivando en una vida inestable si el empleado no se da cuenta que no debe depender solo de eso.

Vamos al grano

Su nombre es crowd employment y es una alternativa que utiliza una plataforma online en la que las empresas y trabajadores se contactan con otras compañías o profesionales para que ofrecer o solicitar sus servicios o productos específicos a cambio de un sueldo por la actividad.

Puedes estar en una compañía haciendo una labor específica, pero eso no impedirá a otra empresa solicitar tus servicios, ni a ti trabajar para ella como algo extra. Van al grano, te piden algo para lo que saben que eres bueno y sólo quieren eso de ti y en ese momento.

La competencia es obsoleta, no más violencia por crecimiento laboral, no más estrés por cumplir expectativas, no más ataduras para desarrollarte personalmente, sólo que esto apenas comienza y los procesos son imperfectos, necesitan reglas, supervisión, nuevas reglas para que se trate de prácticas benéficas para empleados y empleadores; requiere de un rediseño y un gran reto a superar para el área de Recursos Humanos, ¿estás listo para el presente?