Si quieres que tu productividad no descienda, además de una buena predisposición, también es importante que mantengas un espacio de trabajo en perfectas condiciones. Si tienes un trabajo de oficina, es decir, frente a un ordenador, y pasas muchas horas en un escritorio, debes mejorar este lugar de trabajo para que, en cierta forma, trabaje para nosotros, es decir, para que pueda ofrecerte un entorno de trabajo ideal para desarrollar tus tareas de forma eficiente.

Estas son las cosas que debes cuidar de tu espacio de trabajo para que así tu productividad no se vea reducida debido al desorden u otros factores.

Silla

Tiene que ser de calidad ya que es un elemento en el que vas a pasar muchas horas e influirá en tu energía ya que, mientras más tiempo estés sentado sin molestias ni incomodidades, más tardarás en que estos problemas te interrumpan inconscientemente.

Busca, por lo tanto, una buena silla ergonómica para oficina y ya no solo por comodidad sino también por salud.

Escritorio

Debe tener suficiente espacio para las actividades que llevas a cabo. Si solo utilizas para el ordenador, quizá te baste con el espacio para la pantalla y el teclado y algo más para tener lápiz y papel. En cuanto al orden, lo imprescindible es que esté todo organizado, es decir, que puedas disponer del espacio que necesitas con facilidad sin interrumpir tu flujo de trabajo y que no te provoque distracciones.

Alineación y orden de los elementos

Por ejemplo puedes organizar tus cajones de forma jerárquica, es decir, que el cajón que está más cerca de la mano dominante es el más importante y debes almacenar los objetos que no se utilizan con frecuencia en áreas menos accesibles.

No acumules papeles ya que en la era digital no hay ninguna razón real para almacenar los papeles que no sean esenciales. Debes imprimir solo lo realmente importante e invertir tu tiempo en organizar de forma eficiente tus archivos digitales.

En lo que a orden y alineación de tu escritorio, es importante que dediques 10 minutos al día a mantener el orden. Si por naturaleza eres desordenado, acéptate a ti mismo e intenta tratar de canalizar tus malos hábitos.

Iluminación

Para trabajar, necesitarás suficiente iluminación, tanto para trabajar con pantallas como para trabajar sobre el escritorio y disponer de una luz complementaria para el resto de la habitación. Ten en cuenta que siempre es mejor la luz natural aunque debes tener cuidado con los reflejos en las pantallas que son muy molestos.

Y tú, ¿cómo tienes ordenado tu espacio de trabajo?

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299