Construir un mundo mejor es responsabilidad de todos. Esta premisa ha tomado especial relevancia en años recientes ante la necesidad de garantizar el bienestar del medio ambiente. 

Esta tendencia, se refleja claramente en la relación entre marcas y consumidores.

Y es que tal y como apuntan desde GFK, compañía para la investigación de mercados, el 78 por ciento de los consumidores en el país afirman estar totalmente de acuerdo en que las marcas y empresas se hagan responsables del medio ambiente.

En respuesta, no resulta extraño que con los resultados de la encuesta Desarrollo Sostenible en México 2018 realizada KPMG, el 87 por ciento de los directivos empresariales considera que para su organización el tema de la sostenibilidad es un concepto que debe estar incluido en la estrategia de negocios. 

Medio ambiente, una causa que une

En este sentido, el consumidor ha tomado una posición activa y no se conforma con esperar a que las marcas o empresas tomen iniciativa. 

Las conclusiones del estudio Tendencias: Mexican Consumer, Shopper and Retail firmada por Kantar, indica que el 59 por ciento de los compradores toma “pequeñas acciones”, es decir, busca economizar para usar menos recursos como parte de su rutina diaria y 45 por ciento compra a empresas que tienen una políticacomprometida.

Considerando el contexto que dibujan estos números, las empresas y sus marcas no pueden quedarse sólo en el discurso y resulta imperante sumar a sus clientes para implementar acciones que en conjunto trabajen por el bien común.

Un buen ejemplo al respecto es la meta “Mundo sin Residuos”, implementada por Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC). Esta línea de acción forma parte de un plan global en el que, a través de un enfoque renovado en todo el ciclo de vida del envase, que va desde el diseño, la fabricación y su uso, hasta como son acopiados, reciclados y reutilizados, promete aportar a la positivamente a la salud del medio ambiente desde un frente muy importante: el manejo responsable y sustentable de plásticos y botellas de PET.

No más residuos

Estimaciones de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales indicaban que, durante 2017, se produjeron más de 450 mil toneladas de plástico.

Aunque México se ubica como líder en el acopio y reciclaje de PET con el 56 por ciento del material reutilizado, lo cierto es que estos esfuerzos no son suficientes.

Con miras a atender esta realidad, la meta que se ha trazado la IMCC por alcanzar un “Mundo sin Residuos” ha logrado en 18 años que el 98 por ciento de los materiales utilizados en los empaques de sus marcas sean reciclables, que el 43 por ciento de su portafolio se componga por envases retornables y que el 27 por ciento de sus envases sea creado con materiales reciclados.

El impacto de estas acciones es sumamente importante. Se calcula que una tonelada de PET reciclado equivale a dejar de emitir 3 toneladas de CO2 (Gas de Efecto Invernadero) y evita la fabricación de resina virgen para nuevas botellas, lo que implicaría usar 4.4 barriles de petróleo, es decir,  640 litros del combustible que se puede aprovechar para otros fines.

Todos juntos

La relevancia de la acción y la intención de sumar a más personas a la causa se ha materializado en una campaña firmada por Coca-Cola, marca que como parte de IMCC busca refrendar su compromiso con el medio ambiente mediante un mensaje que habla sin rodeos y de manera clara sobre la problemática de los residuos.

En esta ejecución, la IMCC reitera en conjunto con Coca-Cola sus acciones para recolectar y reciclar el equivalente al cien por ciento de los empaques que produzca para el 2030, objetivo en el que invita a sus consumidores a participar de manera activa para sumar y detectar áreas de oportunidad en las que se pueden trabajar, colaborando a través del sitio unmundosinresiduos.com

Acciones como estas son las que el consumidor actual demanda. La exigencia no está en demandas aisladas, sino en iniciativas tangibles que involucren a la sociedad para optimizar la salud del medio ambiente, a favor de un mundo mejor para todos.

Cada vez son más las marcas dentro del portafolio de la Industria Mexicana de Coca-Cola que suman un propósito en favor del medio ambiente, tal es el caso de la botella azul de Ciel, hecha 100% de otras botellas y Sprite, que este verano convocó a mas de 3 mil jóvenes en la limpieza de 10 diferentes cuerpos de agua y entornos urbanos en México, logrando recuperar 24 toneladas de residuos.

Definitivamente su nueva campaña no es otro típico comercial de Coca-Cola, ¿qué piensas tú?

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.