3 claves de marketing político detrás de EPN y la #CasaBlanca

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, ofreció hoy disculpas por la percepción con la que la gente se quedó después de la investigación periodística realizada en 2014 sobre una casa adquirida por su esposa, Angélica Rivera, con condiciones favorables, a un contratista del Gobierno, Juan Armando Hinojosa. Todo esto se englobó en el título #CasaBlanca.

Los mercadólogos saben que los movimientos de funcionarios de ese nivel están íntimamente relacionados con el marketing político, ya que se trata de un tipo de mercadotecnia que forma las estrategias más sólidas en las que los funcionarios juegan el papel de marcas y los votantes de consumidores. A continuación tres claves en el caso:

Combate la poca credibilidad. El estudio “Edelman Trust Barometer 2016” reveló que en América Latina las entidades de gobierno y protagonistas del sector son poco confiables, ya que el 35 por ciento de la población no cree en sus acciones. Es por eso que los políticos recurren a hacer anuncios de este nivel, para enviar un mensaje al público, apostando por mayor credibilidad.

Tanto políticos como marcas perciben la exigencia del público en cuanto a transparencia, por eso las marcas tienen cuidado especial en que sus productos cumplan con lo anunciado en sus campañas publicitarias. En el mismo sentido, el marketing político promueve en los funcionarios la motivación de ser más dinámicos en cuanto a la interacción con el público y respaldarse en acciones concretas y claras. Eso los ayuda a mantenerse en la preferencia.

Mayor alcance. El que el mandatario no enviara un comunicado, como en otras ocasiones, obedece a un objetivo específico. Su estrategia apela al marketing político orientado al alcance de Internet, ya que la nota ha sido replicada especialmente en redes sociales, obedeciendo a la tendencia de que la penetración de Internet en México es cada vez mayor, de 59 por ciento, un 15.7 por ciento más que en el año 2014, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Internet (AMIPCI).

Distintos casos de marketing político se han apoyado en la viralidad para hacer llegar su mensaje a más personas, tal es el caso reciente de Margarita Zavala, que se convirtió en tendencia, luego de que un diario destacara una declaración de la política en la que esta aseguraba ser un peligro para Andrés Manuel López Obrador.

Beneficia la imagen. Pedir perdón es una estrategia que juega a favor de la imagen de un país o personal branding, según especialistas en imagen pública. Se trata de una especie de redención ante los consumidores.

loading...