Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Ciberseguridad en México, sin infraestructura ante ataques informáticos

Países con un alto desarrollo tecnológico enfrentan dificultades para atender los problemas en torno a la ciberseguridad. México se halla, en comparación, a años luz de diferencia y, por lo tanto, más expuesto.

Compartir:

seguridad internet
  • La ciberseguridad en México, según muchos analistas, enfrenta problemas de infraestructura y criterios de penalización.

  • Japón, Francia y Canadá son los países más preparados frente a la delincuencia digital, mientras que México, Brasil y Venezuela son los peores preparados de la zona latinoamericana.

  • En el mundo, según lo dicho por consultoras especializadas, cada 39 segundos se registra un ataque informático.

La ciberseguridad en México enfrenta diferentes realidades, debido a la precariedad en la infraestructura en torno a los ataques informáticos. Hace unos días, durante la conferencia de prensa matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Ejecutivo aceptó que todo aquello que fue filtrado a través de un ataque informático a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), presuntamente por el grupo conocido como ‘Guacamaya‘, era cierto.

Todo en torno al estado de salud del mandatario fue expuesto en dicho hackeo, en donde además se filtraron informes clasificados de la Secretaría. El Presidente Andrés Manuel reconoció tras esto que se trató de un ataque cibernético y señaló que, efectivamente, ha padecido de angina de pecho inestable de alto riesgo, gota e hipotiroidismo.

“Se da a conocer lo que es de dominio público. El que nada debe, nada teme. Son ciertos, yo estoy enfermo, tengo varios padecimientos. Otros males, todos los que se mencionan ahí. Todo lo que dice ahí es cierto y se ha expresado. Si acaso lo de la ambulancia que fue a Palenque a principios de enero, porque había un riesgo de infarto y me llevaron al hospital”, señaló el Presidente.

No obstante, la discusión general, lejos de enfocarse en este tema, destacó el problema de la ciberseguridad y lo fácil que parece ser desvelar información sin consentimiento. El discurso, sin embargo, se ha entendido desde diferentes puntos. Por un lado, tenemos el caso reciente de la periodista Peniley Ramírez, cuando a través de una de sus columnas en el Reforma, reveló datos que compartiría posteriormente a través de su cuenta personal de Twitter en torno al caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En aquel momento, la periodista compartió capturas de pantalla con las conversaciones de los supuestos implicados en el crimen y algunos documentos que habían sido censurados con los detalles que desmentían la “Verdad histórica” y subrayaban este hecho como un crimen de Estado. Sin embargo, el gobierno de México, en voz de Alejandro Encinas Rodríguez, el Subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, aclaró que esto se trató de una grave filtración que entorpecía el proceso jurídico del caso y que resultaba una “falta de respeto” para los familiares afectados.

Sin embargo, como casos contarios se destacaron dos sucesos característicos. Por un lado, tenemos la insistencia de Andrés Manuel López Obrador por ofrecer asilo en México al periodista y programador Julian Assange, quien en su momento se encargó de revelar datos confidenciales del gobierno de los Estados Unidos. Esto es algo que se criticó bastante, pues la postura del gobierno fue totalmente disímil.

La tensión aumentó cuando, recientemente, se reveló que el Ejército ha estado haciendo uso del malware ‘Pegasus’, un software que fue comprado en 2019 con la intención de utilizarlo para espiar a periodistas y activistas influyentes. Según esto, a día de hoy, al menos un activista y dos periodistas han encontrado en sus teléfonos evidencia del rastreo que las Fuerzas Armadas hicieron a su información personal. El activista Raymundo Ramos y los periodistas Ricardo Raphael y Daniel Moreno fueron los supuestos afectados, según lo dicho por la investigación Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D) con Animal Político, Aristegui Noticias y la revista Proceso. Estos ya han alistado todo para proceder con una denuncia ante la FGR.

Por ello, se considera que México carece de una cultura jurídica y de una infraestructura segura para protegerse y evaluar la gravedad de los ciberataques en contraste con potencias como Estados Unidos, Japón o la Unión Europea, quienes se hallan en peldaños mucho más elevados.

Ciberseguridad en México, sin infraestructura ante ataques informáticos

En entrevista exclusiva para Merca2.0, Héctor Torres, Ingeniero en Electrónica por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) y Director de unidad de negocios de TI y seguridad de Seidor México, comentó en su momento que en México, son muchos los sectores quienes se hallan vulnerables ante los ciberataques, y señaló que, indistinto ante los sectores públicos y privados, fue durante la pandemia que aumentaron los riesgos de delincuencia digital, a través de los cambios generacionales que experimentó.

Jürgen Stick, Secretario General de Interpol, comentó hace algún tiempo que el aumento de ataques cibernéticos, era sólo una llamada de atención para empresas e instituciones, mismas a las que debían atender si lo que se buscaba era generar seguridad en la población en torno al crecimiento digital.

Por un lado, sin embargo, esta precariedad de infraestructura y falta de seguridad en materia jurídica, pone en evidencia que México está expuesto a una batalla programática a través de varios flancos, como ya pudimos ver son los ejemplos.

A pesar de esto, y según lo dicho por  Jorge Téllez, Chief Community Officer de Revelo para Merca2.0, LATAM y México particularmente tienen la posibilidad de convertirse en los próximos años en potencia mundial en torno al tema del desarrollo de software y seguridad digital. Esto se explicaría a partir de la gran demanda tecnológica de las grandes corporaciones, las cuales no se dan abasto con la oferta estadounidense. Por ello, el empresario considera que gran parte de los problemas por los que atraviesa el país en términos de lenguaje programático, podrían resolverse a partir de estas conexiones.

Un estudio de la Escuela Clark de la Universidad de Maryland, arroja que como promedio, cada 39 segundos hay un ciberataque, de los cuales pocos son detectados. Mientras tanto, un estudio de Global Comparitech compartió que los países mejor preparados para enfrentar ataques cibernéticos son Japón, Francia, Canadá, Dinamarca y Estados Unidos en ese orden. Mientras tanto, los países más expuestos a estos ataques son Argelia, Indonesia, Vietnam y Tanzania.

En cuanto a Latinoamérica, podemos destacar que Argentina, Colombia y México se hallan a la mitad de este listado, en los lugares 37, 39 y 42 respectivamente. A pesar de esto, no ha sido suficiente para ser considerados potencia y, de hecho, continúa siendo un lugar poco considerable si pensamos que incluso países como Francia o Estados Unidos han tenido dificultades enfrentando a estas amenazas.

Además de esto, el estudio realizado por la empresa de ciberseguridad Symantec, el cual incluyó a 157 países, compartió que los países más inseguros a nivel regional son Brasil, México y Venezuela en ese orden. Las métricas utilizadas para dicho estudio fueron malware, spam, phishing hosts, bots, ataques de red, ataques web, ransomware y cryptojacking.

A esto habría que destacar que, de la misma manera en que México tuvo un crecimiento importante respecto a la tecnología durante la pandemia, Brasil es el país con mayor desarrollo de la zona, por lo que podríamos inferir es que el crecimiento, sí, ha representado un gran avance, pero al mismo tiempo ha sido desmedido y quizás apresurado, por lo que no contaría con las herramientas suficientes para combatir con estos piratas cibernéticos.

De la misma manera, a pesar de que existe la FGR, es cierto que el crecimiento digital de México tiene relativamente pocos años de verdadero asentamiento, por lo que en muchos de los casos, como en los criterios puestos en consideración durante un inicio resultan problemáticos. Probablemente el discurso popular en torno a estos hechos deberá canalizarse, unificarse y regirse siempre bajo los mismos parámetros. Sin embargo, es incierto, por lo menos en el tema de la SEDENA, qué tanto de esta precariedad ha dependido de altos puestos y qué tanto es realmente un problema de crecimiento desmedido.

 

 

 

Ahora lee:

Más de 50 mil feminicidios al año: ¿cómo se percibe México frente Afganistán?

LMB: “la centralización del negocio apertura las posibilidades de expansión”

“Jóvenes Construyendo el Futuro”; efectos paralelos de la empleabilidad en México

Proptech, la respuesta de la industria tras el auge tecnológico en la pandemia

Otros artículos exclusivos para suscriptores