China, a la conquista del mercado mundial de la moda

De acuerdo con un reporte, se proyecta que China lance sus propias marcas de moda, incluso de lujo, tras aprender el know how de este sector

Imagen de Bigstock

Para febrero de 2030, según el calendario, será la fecha en que las personas se encuentren paseando por el centro de alguna ciudad europea y en sus calles se pueda ver una o varias tiendas de ‘Chinatex’, la marca estrella de la multinacional de moda procedente del gigante asiático.

Según un reporte de ABC, lo anterior es un escenario, aunque de momento ficticio, en extremo posible, mismo que se desprende del informe “El sector textil en 2018” de la EAE Business School, donde se pronostica que China se encamina hacia la creación de marcas locales que competirán con precios bajos en el mercado de Occidente a través de distribuidores compatriotas.

De acuerdo con el reporte, el proceso chino inició desde el siglo pasado con la producción masiva de tejidos baratos, que años más tarde evolucionó en acuerdos con grandes marcas occidentales que buscaban rebajar los costos de producción.

Tal y como se augura en el estudio de la academia, el gigante asiático prepara el camino para crear sus propias marcas locales en aras de controlar toda la cadena de producción, incluidos el proceso de diseño así como la creación de tendencias.

A lo anterior hay que sumar su papel ascendente como consumidor, además del crecimiento de su clase media, dos factores que le aseguran un poderoso mercado en el cual puede vender sus productos dentro de periodos de prueba. Asimismo, todavía a más largo plazo, la segunda economía más importante del planeta podría ir más allá y apostar por la creación de marcas de lujo propias con distribución local en Occidente.

“El éxito de las marcas orientales, y sobre todo de China, está a punto de estallar, ya que ha ocurrido en telecomunicaciones, pensemos en Huawei, y el sector textil no va a ser menos”, refiere el profesor Eduardo Irastozar, quien fue citado en el informe.

“Todavía no podemos hablar de ninguna gran marca de moda china, pero acabarán saliendo de los talleres en los que hoy trabaja para Armani, Valentino, Inditex o H&M, entre otras. Europa ya no produce ropa en sus fábricas y los chinos están aprendiendo de su ‘know how’ en este negocio”, sostiene el académico.

Competencia.

Y es que a pesar de que ya existen marcas propias de origen chino implantadas en diversos países como España, todavía no están en condiciones de plantar cara a gigantes de este sector como Inditex, Mango o Primark. La irrupción de estas multinacionales no tendrá lugar de la noche a la mañana.

El informe retoma la declaración del director del Master Internacional en Marketing de Moda y Lujo, Rafael Pérez Arroyo, quien no descarta una aparición que se producirá poco a poco. “Estas empresas podrían competir a nivel de precios, pero la industria de moda europea tiene un ‘know how’ y una creatividad enormes”.

De momento, China cuenta con un gran terreno recorrido: se trata del principal país de origen de las importaciones de moda en España con un volumen total de más de 6 mil 200 millones de euros durante 2017, según datos del CESCE.

Asimismo, el gigante de Asia va camino a liderar la automatización, factor que podría resultar en precios todavía más competitivos así como en una cadena de producción más rápida.

Tecnología.

El director del Retail Institute de España y América Latina, Laureano Turienzo, precisó dentro del reporte de la EAE Business School que la inteligencia artificial permite predecir tendencias de estilo y consumo. Se están automatizando las fábricas y se aprecia como se llenan de robots que cosen y cortan tejidos, por lo que la tecnología permitirá gestionar muchos datos.

No solo eso, sino que también se dará un refinamiento en la producción y en los gustos del consumidor chino. Un punto que se destaca es que el habitante de este país ha comenzado a renunciar a su imagen de barato, debido a que cada vez más sacan al mercado productos tecnológicos de gran calidad.

De igual forma es cada vez más recurrente apreciar caras y celebridades chinas en sus anuncios cuando en el pasado todo era occidental. Incluso, actualmente, son muchas las marcas occidentales que se encuentran lanzando marcas locales con el objetivo de incorporar la estética así como las tradiciones chinas.