La extensión de las marcas hacia nuevos segmentos y la flexibilidad con la que logran experimentan en nuevos mercados se ha convertido en una pauta definitiva para estas compañías que se han interesado en la generación de estrategias con la que logran brindar experiencias a través de sus productos.

Esta extensión de una marca hacia nuevos segmentos se logra con la ayuda de las experiencias, que no solo pueden ocurrir de manera offline, por el contrario, se trata de acciones que se han determinado a conseguir impacto en el mercado de la mano de estrategias que mezclan ambos escenarios para complementarse en todo momento, como una apuesta por garantizar los resultados comerciales, fundamento de este tipo de acciones.

Como ejemplos de este tipo de acciones hemos visto cualquier cantidad de marcas apostar por ello.

Ralph Lauren, una compañía de moda y lujo, encontró en el sector de servicios un mercado sumamente importante con la apertura de un cadena de restaurantes, al igual que lo han hecho marcas similares como Armani.

Con ello ha resultado sumamente interesante reconocer que la experiencia es una norma para la generación de estrategias comerciales orientadas a aumentar los ingresos con que cuenta una marca, que logra exptendense a nuevos mercados, gracias a la reputación con la que cuenta o el timing con que aprovecha un determinado contexto.

Prueba de esta apuesta ha venido de la mano de Cheetos, luego de que la marca anunció el lanzamiento de The Spotted Cheetah, un restaurante temático con platillos como ensalada con Cheetos, bolas de carne con Cheetos, sopa de jitomate con queso Cheetos o tacos Flamin’ Hot.