Capital humano, la verdadera riqueza de las empresas

En México el capital humano representa el 70 por ciento de su riqueza, por lo que impulsarlo es de suma importancia para el desarrollo económico y social del país, además de los beneficios que esto aporta a los colaboradores.

El capital humano es necesario en el desarrollo de un país. Es a través de él que se fortalecen las capacidades de las personas, lo que eventualmente desemboca en mayores oportunidades y una mejor calidad de vida.

En el caso de las empresas, el capital humano representa el conocimiento y las habilidades que poseen los colaboradores. La aplicación de lo adquirido repercute en la productividad y, por tanto, en la economía.

Al respecto, los expertos coinciden en que la inversión más rentable en capital humano es la que se destina a la capacitación, misma que reditúa tanto para el trabajador como para el empleador. Según el Banco de México, el primero recibe un precio monetario por su mayor productividad y el segundo se beneficia de los aumentos de la misma.

En un reporte de 2017, el World Economic Forum (WEF) señaló que 25 mil nuevos trabajadores entrarán en el mercado laboral en el mundo desarrollado todos los días hasta 2020. Por lo que invertir en capital humano representa una oportunidad valiosa de crecimiento en distintas dimensiones.

Paralelamente, el Banco Mundial informó el año pasado que en México el capital humano representó el 70 por ciento de su riqueza. Asimismo, destaca que es un área con amplias posibilidades de mejora,dado que se calcula que menos del 40 por ciento de los trabajadores mexicanos obtiene capacitación a lo largo de su vida laboral.

En la industria existen casos ejemplares que ilustran esta idea de la importancia del capital humano.

La Industria Mexicana de Coca-Cola (IMCC), de acuerdo con su informe anual “IMCC: Comprometidos contigo” 2017, menciona que está convencida que los colaboradores son parte importante del éxito de toda empresa. Además, señala que trabajan constantemente en estrategias y programas que fomentan el desarrollo personal y profesional de sus colaboradores, clientes y proveedores a través del Centro de Soluciones Coca-Cola (CEDESKO), que por más de dos décadas ha sido la entidad responsable de desarrollar programas de capacitación continua. Tan solo en el mismo año, impartieron más de 1.4 millones de horas en capacitación para más de 115 mil personas.

Por su parte, la empresa de telecomunicaciones AT&T cuenta con iniciativas de apoyo financiero, con el propósito de que sus colaboradores continúen sus estudios, así como una plataforma digital de capacitación “Universidad AT&T”, que permite a los empleados fortalecer sus habilidades y conocimientos para superar sus objetivos. También pone a su alcance programas especializados de capacitación para ayudarlos a definir un plan de carrera y desarrollo, conforme a información del documento “Cultura AT&T”.

Nestlé es otra compañía que apuesta por el capital humano, desde antes de que sean colaboradores consolidados. En su programa Nestgeneration Trainees invita a jóvenes recién egresados a un curso de capacitación en áreas como recursos humanos, técnica y manufactura, ventas y marketing, entre otras, con la posibilidad de ocupar después alguna posición de mayor responsabilidad dentro de la empresa.

De estos razonamientos surge la necesidad de la formación profesional, la cual es fundamental para desempeñar un trabajo de calidad e incrementar el nivel de competencia.
El capital humano es clave en la competitividad y un claro indicador de que las empresas procuran por sus colaboradores.