Campañas mexicanas enfocadas en cambiar paradigmas

Generar un compromiso emocional, es fundamental para aumentar el éxito en la comunicación publicitaria.

La publicidad ha estado presente en el mundo incluso antes de que surgieran los medios masivos de comunicación. A lo largo del tiempo se ha transformado, mejorado, reinventado y ha adoptado técnicas y métodos que antes se usaban en otras disciplinas, por ejemplo el storytelling, un término muy sonado desde hace unos años pero apenas bien implementado por unos cuantos.

Aunque ha pasado mucho tiempo desde que la palabra ‘publicidad’ convive con nosotros día a día, todavía nos seguimos haciendo la misma pregunta: ¿Qué hace que una campaña sea exitosa?

De acuerdo con una investigación realizada por Neurociencia del Consumidor de Nielsen, las campañas que llegan a tener mayor éxito son aquellas que logran transmitir un mensaje correcto que llama la atención, se transforma para pasar a la memoria de largo plazo, y genera un compromiso emocional.

Además de esto, también es importante ser disruptivo, pues para lograr lo que nadie ha logrado y destacar de la competencia, es necesario hacer lo que nadie está haciendo. Encontrar el punto de interés del target y abordarlo desde una nueva perspectiva.

Para facilitar su relación con el entorno y el gran universo de información al que está expuesto, el ser humano adopta paradigmas en todos los ámbitos de su vida. Los paradigmas son teorías que se aceptan sin cuestionar y se toman como base para resolver problemas, pero ¿qué pasaría si el mensaje correcto es tan disruptivo que rompe con uno de esos paradigmas?

En primera instancia se consigue la atención del espectador, y si la narrativa tiene argumentos y está bien estructurada, se pasa a la memoria de largo plazo; por último, si todos sus elementos aportan fuerza al sentimiento que se busca evocar con la campaña y se trata de inspirar al espectador, se genera un compromiso emocional.

Como ejemplo de una campaña que ha logrado juntar los ingredientes necesarios para cambiar paradigmas se encuentra la “RevoluKIOn”, de la empresa mexicana de tecnología KIO Networks. ¿Quién dijo que en México no se puede innovar en el campo de la tecnología?

Con “El viaje”, un cineminuto fotografiado por Emmanuel Lubezki, da inicio la campaña que pretende difundir lo que los mexicanos están logrando en el mundo de la tecnología y cómo esto influye en sus vidas y las mejora.

En palabras de Ricardo Massa, Chief Marketing Officer de KIO Networks, “éste es un movimiento que tratamos de iniciar para representar los valores de KIO respecto a la innovación tecnológica. Tratamos de acercar a la gente a casos de éxito, en particular de mexicanos notables que están haciendo cosas extraordinarias con apoyo de la tecnología.”

Emmanuel Lubezki fue elegido para iniciar este movimiento por ser un referente en la cinefotografía y un claro ejemplo de lo que significa una revolución de ideas y paradigmas. Y no termina aquí, pues además de presentar más casos de éxito de grandes personalidades, también se invita a la gente a compartir sus propias iniciativas, pues la empresa pretende servir como amplificador para conectar esas mentes innovadoras con las personas ideales para impulsarlas y darles seguimiento.

Por su parte, Cerveza Indio, que siempre ha escuchado a sus consumidores para armar sus estrategias de comunicación, marketing, publicidad e incluso la imagen de la marca, acertó una vez más con la campaña #MéxicoUnido, que se lanzó a principios de este año como respuesta al discurso de Donald Trump  contra los mexicanos.

En dicha campaña se busca reflejar a los mexicanos sin importar su género, clase social, acento, edad, región, etc, pues se trata de reconocer la diversidad cultural que tiene el país al mismo tiempo que se impulsa la unión y el orgullo por el mismo.

Al igual que en la campaña de KIO, la narrativa es clave para conectar con el espectador, “Más que hacer una campaña publicitaria, lo que queríamos era transmitir un sentir enfocado a la innovación y ver cómo podíamos ser de utilidad a la sociedad mexicana.” comenta Ricardo Massa. Y aunque ambas marcas tienen un tono de comunicación diferente, en los dos videos se aborda un tema de interés general que trata de romper paradigmas y convenciones de manera positiva. Así, el espectador se siente identificado e importante para la marca, por lo que se genera empatía que se traduce en fidelidad.