Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

“Caída de startups se podría mitigar con modelos de negocio híbridos”: Héctor Romero

Startups a nivel mundial ven su éxito de rentabilidad desplomarse; no obstante, la solución podría estar en la reestructuración de modelos de negocio híbridos.

Compartir:

  • Las startups están viviendo un tormentoso momento: a inicios de la pandemia su crecimiento fue exponencial y con la crisis económica mundial parecen ver su caída de la misma forma.

  • El capital se está retrayendo y están tomando acciones para mitigar los daños y posibles quiebras por falta de rentabilidad.

  • El modelo de negocio tecnológico por sí solo no es rentable y por ello, Héctor Romero, inversionista, empresario y socio de Marcus Dantus (Shark Tank), recomendó utilizar un modelo híbrido de emprendimiento que incluya el tradicional.

De acuerdo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Latinoamérica los sectores de emprendimiento más afectados fueron los servicios, el comercio y la industria y los menos afectados fueron la industria del conocimiento y de los sectores tecnológicos y al menos el 26 por ciento aumento sus ventas. Durante la pandemia, las empresas más dinámicas y basadas en las nuevas tecnologías tuvieron mayor oportunidad en la flexibilidad; no obstante, con la actual situación económica, las startups están viendo una caída similar a su ascenso: rápido y desmedido. Para evitar que se conviertan en emprendimientos llenos de fracaso, Héctor Romero Sánchez Primo, inversionista, empresario y socio de Marcus Dantus (Shark Tank) recomendó utilizar modelos de negocio híbridos, es decir, una fusión entre el modelo de emprendimiento tradicional y el tecnológico.

La industria tecnológica está viviendo una gran caída que inicio con el descenso de los gigantes, quienes están viendo sus inversiones reducirse y están recurriendo a la reducción del personal. El fenómeno comenzó en Estados Unidos (EU) con empresas como Facebook, Amazon y Twitter. Ello, a pesar de que durante los primeros meses de pandemia alcanzaron crecimientos de doble dígito.

De acuerdo con el Reporte Anual 2021 de Amazon, en 2019, la empresa tuvo ingresos anuales de 280,52 millones de dólares (mdd), para 2020 alcanzó 386,06 mdd y aún con la pandemia en 2021 llegó a 469,82 mdd.

Del lado de Apple, su Reporte Anual 2021 apunta que en 2019 tuvo ingresos anuales de 55,26 mdd, en 2020 no tuvo grande crecimiento, ya que llegó a 57,41 mdd y para el año fiscal 2021, tuvo incrementos de 94,68 mdd.

Luego del crecimiento inflacionario mundial, la crisis de cadenas de suministro, los aumentos de tasa de interés, la industria tecnológica comenzó a sufrir una gran desaceleración.

El freno de la industria ha llegado a Latinoamérica, donde las empresas establecidas en la región lograron atraer más de 15 mil millones de dólares (mdd) en capital de riesgo; no obstante, las inversiones se repliegan y la industria de las startups se comienza a replantear su estrategia de negocio y recurren a medidas de recorte de gastos.

 

Riesgo de las nuevas generaciones al emprender y posible motivo de caída de startups, “se enfocan en crear y no conservar”

Hoy en día, el emprendimiento es la forma de vida más valorada a nivel mundial, es importante en el mundo moderno y la generación que más quiere convertirse en emprendedor son los millennials, ya que visualizan el éxito de forma distinto a generaciones mayores: las tendencias y el mercado digital son sus dos mayores fuertes.

Desde la visión de Héctor Romero Sánchez Primo, inversionista, empresario y socio de Marcus Dantus (Shark Tank) , “los millennials están exagerando en el riesgo de emprender, (la generación) ya no quiere trabajar en un horario o agarrando experiencia en un McDonalds”.

Sin embargo, la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap) reveló que solo el 35 por ciento de los emprendimientos en México sobreviven los primeros cinco años de vida y en ese contexto, la juventud debe entender que tendrá éxitos y fracasos en sus emprendimientos, la mayoría serán negativos.

El emprendimiento no solo es tener tu propio horario, al contrario, “emprender es ser esclavo de tu proyecto duermes, vives y sueñas pensando en el emprendimiento, esa es la parte (complicada a la que se tiene que enfrentar) las nuevas generaciones, pero la parte buena es que todos quieren emprender”, puntualizó Héctor Romero Sánchez Primo.

En la óptica del inversionista, las nuevas generaciones se enfocan en crear y no conservar, ya que si bien tienen el instinto de emprendimiento, en temas contables, fiscales y legales existe un gran hueco de conocimiento.

“He encontrado muchos emprendedores que no saben lo que es una balanza contable, lo que es una utilidad bruta o neta, conceptos muy básicos en temas financieros y temas legales van de la mano ya que no saben como constituirla, como pagar impuestos que es lo que se tiene que pagar y no, si se tienen que involucrar en el libro o en el cuaderno, la vieja escuela que pueda ayudar a manejar un emprendimiento”, puntualizó

La crítica no solo se extiende a los temas de levantamiento de un negocio, sino también en el ámbito de marketing, las nuevas generaciones nacieron con la tecnología por lo que les es más fácil realizar estrategias dentro de las redes sociales; no obstante, existe una gran problemática, ya que muchos emprendedores “venden aire y sueños”, pero su proyecto o emprendimiento no está palmado con la realidad.

“No puedes desarrollar una marca, sino tienes un producto que realmente este cubriendo una necesidad”, aseveró Héctor Romero Sánchez Primo, inversionista, empresario y socio de Marcus Dantus (Shark Tank).

El desconocimiento del mercado, el rápido impulso de crecimiento y la utilización de un marketing sin haber probado un producto lleva al fracaso de los emprendimientos, pero no son los únicos motivos, pues se pueden extender a condiciones socioeconómicas y culturales de la sociedad donde se desarrollen.

Startups podrían mitigar caída en el mercado con modelos de negocio híbridos

De acuerdo con el BID, los emprendimientos para sobrevivir a la crisis están utilizando recursos propios en un 62 por ciento, inyecciones de fondos por parte de socios con 39 por ciento o de utilidades provenientes de periodos anteriores 37 por ciento, pero lo que la industria tecnológica está haciendo es disminuir sus gastos en personal y expansión.

Con las nuevas tecnologías, las startups han olvidado los modelos de negocio de emprendimiento tradicionales, aquellos donde empiezas una empresa de cero a más y donde vas viendo que el negocio vaya creciendo poco a poco y sea rentable. Ahora, lo que hacen las empresas tecnológicas es buscar hacer grande la idea, buscar inversión de riesgo de capital y después ver si es negocio, pero la idea se está rompiendo con la crisis económica: ya no es rentable.

Por ello, Héctor Romero Sánchez Primo recomendó hacer híbridos de modelo de negocio.

“En el cual  se aplique la vieja cultura del emprendimiento; empezar de menos a mas y con la nueva cultura de buscar venture capital para llegar a esos niveles. Hay que enfocarse en hacer la empresa grande y funcional, (porque) va a llegar un punto en donde todo el dinero que se haya inyectado es dinero perdido”, dijo.

En ese sentido, se encuentra “bien hecho” buscar capitalización siempre y cuando se tenga en cuenta que primero es la rentabilidad del negocio, ya que de nada sirve tener una empresa grande y exitosa “cuando todavía no lo es”.

La recomendación del inversionista es ir paso a paso, hacer bien los sistemas de gestión para que el negocio sea un negocio y no solo capital rondando en oficinas de ultimo nivel y capital humano ultra capacitado.

 

 

Leer más:

Otros artículos exclusivos para suscriptores