• Burger King lanzó una campaña protagonizada por vacas flatulentas

  • Su objetivo es destacar las acciones que emprender por reducir los gases de efecto invernadero

  • Según datos de la ONU, la ganadería representa casi el 15 por ciento de las emisiones mundiales de estos gases

La emisión de gases de efecto invernadero es una de las principales preocupaciones a nivel mundial, lo que los consumidores a veces no consideramos del todo (hay sectores que sí) es que los alimentos que consumimos también son causa de este tipo de contaminantes, por lo que diversas marcas han buscado reducir su aportación. Burger King es una de ellas y para ello ha apelado a su ADN en marketing: el humor.

Una buena historia que además tenga en sus ingredientes una buena dosis de humor suele ser muy efectiva para conectar con las audiencias y con ello incrementar las probabilidades de fijar su mensaje en la mente del espectador. Bueno, tal parece que esta es la idea de la firma de hamburguesas ‘a la parrilla’.

Vacas flatulentas, parece grotesco pero es real

En ese sentido, Burger King ha decidido crear toda una campaña publicitaria para comunicar sus esfuerzos por lograr que la carne de res con la que se preparan sus hamburguesas logre convertirse en una menor fuente emisora de gases de efecto invernadero.

Como parte de este proceso, la firma co base en Miami, Florida ha creado una dieta basada en hierba de limón con la que alimentan al ganado y que, entre sus efectos nutricionales, se destaca que es clave para cortar sustancialmente el metano de la flatulencia de las vacas.

Teniendo esto de contexto, Burger King creó #CowsMenu, una campaña creada por la agencia We Believers y cuyo principal producto es un anuncio dirigido por Michel Gondry que, muy al estilo onírico del director, se apoya en la música y el humor para construir una historia que tiene como objetivo el comunicar el compromiso de sostenibilidad de la compañía.

“Dado que somos parte del problema, estamos trabajando para ser parte de la solución”, señala Burger King en una declaración citada por AdWeek y que es parte del hilo conductor de la campaña.

De esta forma la marca busca proyectar un mensaje más que apunta a una de las principales preocupaciones del consumidor: el medio ambiente y la sostenibilidad, según revela un reporte reciente de Psyma.

Ganadería y gases de efecto invernadero

En ese sentido, y como mencionamos al inicio de la nota, la ganadería es una de las ramas de la economía que contribuyen a la emisión de gases invernadero, mismo (de todas las industrias a nivel global) que se buscan reducir en busca de mitigar el cambio climático.

Al respecto, datos de la ONU refieren que esta actividad pecuaria representa casi el 15 por ciento de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. En respuesta, Burger King sostiene que la dieta desarrollada con base en hierba de limón, entre otros elementos nutrimentales, se traduce en que sus vacas excretan un 33 por ciento menos de metano.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299