Ofrecer productos de calidad a precios competitivos ahora no basta para ganar la preferencia del consumidor. Las marcas se enfrentan ahora a clientes mucho más exigentes que evalúan más allá de la relación precio-beneficio al momento de elegir una marca.

Para muestra algunos datos. Desde KPMG, revelan que a la hora de elegir un producto, marca o servicio, los consumidores consideran principalmente que estos ofrezcan herramientas de acceso a información en una proporción 24/7  así como que los procesos de pago y compra sean sencillo y sin fisuras (50 por ciento).

Para ser más específicos, vale la pena mencionar que tan sólo en el mercado mexicano el 59 por ciento de los consumidores considera el impacto que una marca tiene en el bienestar de las personas al momento de tomar sus decisiones de compra, razón por la cual el 52 por ciento de los mexicanos asegura que busca de manera regular información sobre el comportamiento de las empresas, según un estudio de Havas Media Group.

Un contexto más complejo

Las cifras anteriores ponen en números la complejidad a la que ahora se enfrentan los equipos de mercadotecnia al momento de desarrollar propuestas capaces de satisfacer al consumidor.

El desafío de ganar la confianza de los clientes para luego convertirla en una compra no es nada simple y es por eso que las marcas deberán plantear nuevas acciones así como modelos para comprender lo que sus públicos meta demandan.

Partiendo de esta premisa, desde Horizont comparten tres claves que son vitales para conquistar al consumidor actual, las cuales poco tienen que ver con los principios y drives básicos que motivan una compra:

Bienestar digital

Si bien los consumidores son conscientes de las ventajas que ofrece el mundo digital, también es cierto que por riesgos y peligros de este entorno han entrado al radar de los usuarios.

De acuerdo con un estudio realizado por Mobile Ecosystem Forum (MEF), AVG Technologies y On Device Research, durante 2015, más del 50 por ciento de los usuarios móviles a nivel mundial aseguraron haber eliminado una app por temas de privacidad y seguridad. Asimismo, un 34 por ciento dejaron de usar una aplicación por la misma razón. Proteger sus datos y privacidad ahora es fundamental para gozar de un bienestar digital.

Las marcas, por tanto, están obligadas a entregar productos y servicios que aporten, como valor añadido, esa seguridad que les aleje de entornos digitales hostiles, peligrosos o indeseables.

Consumo verde

A medida que los efectos del calentamiento global se hacen más evidentes, la preocupación entre los consumidores por cuidar al medio ambiente también aumentan. La preocupación esta en la huella individual que cada uno deja y el consumo tiene una relación intrínseca con dicho aspecto.

Las marcas deben ofrecer al consumidor productos y servicios que -además de satisfacer una necesidad puntual- les permitan contribuir a reducir su huella ecológica y procurar el bienestar del medio ambiente.

Recordemos que un estudio global de la consultora GfK apunta a que el 76 por ciento de los consumidores espera que las marcas adquieran cierto nivel de compromiso ecológico. De hecho, el 28 por ciento de los ciudadanos afirman que las marcas tienen la obligación moral de ser respetuosas con el medio ambiente.

Propósito vs. beneficio

Los consumidores no sólo quieren relacionarse con aquellas marcas que les entreguen un beneficio. Las firmas comerciales deben tener un propósito claro, mismo que de ser compartido con el consumidor puede crear un vínculo casi inquebrantable, el cual de ser bien capitalizado representará para las marcas ganar un cliente leal y comprometido con su causa.