x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Biden vs Trump: El “vergonzoso” debate presidencial de EEUU afectará la política mexicana

A lo largo de las últimas horas, varios medios y expertos han acordado que el primer debate entre los candidatos fue un verdadero desastre

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Trump
  • Desde 1960 que el debate presidencial de EEUU se ha convertido en una tradición para el proceso político de ese país

  • Sin embargo, no ha sido un requisito legal para llevar a cabo este sistema  de elección popular sino a partir de 1976

  • Aunque la transmisión finalizó anoche, se ha mantenido en las tendencias tanto de la Unión Americana como de México

Para todos aquellos que vieron el primer debate presidencial de Estados Unidos (EEUU) entre Donald Trump y Joseph Biden, la conclusión parece ser la misma. Fue una discusión que se ha descrito como vergonzosa, una pérdida de tiempo y hasta una falta de respeto a los electores del país. Y hay varias razones por las cuales los comentarios son abrumadoramente negativos. No solo os candidatos se rehusaron crónicamente a responder de forma directa las preguntas.

Más que una discusión entre un jefe de estado y un ex-vicepresidente, parecía una discusión en un hilo de Twitter. Constantes interrupciones, descalificaciones e insultos, sin contar un pleno rechazo a las indicaciones del moderador, Chris Wallace, para imponer el orden. Desde Politico hasta CNBC, Bloomberg y USA Today, con diferentes alineaciones políticas y favoritos, estuvieron de acuerdo que fue algo vergonzoso. Pero lo peor es que pinta un mal precedente.

Fue más que un debate, fue una confirmación del no-liderazgo de EEUU

El efecto más importante de esta primera contienda entre Biden y Trump, como lo recuenta el New York Times, es una descalificación de la democracia en EEUU. Desde hace años, el país ha sido un referente para todo el mundo sobre cómo un sistema político justo debe funcionar. El debate solo comprobó, entre aliados y rivales (especialmente China), que el país ha perdido esa posición de liderazgo global. Un fenómeno que ya se ha visto en muchas otras ocasiones.

Por ejemplo, ante la pandemia de COVID-19, el presidente Trump ha sido muy enfático con su política de America-first. Esto ha permitido que tanto Rusia como China se posicionen como los líderes de la pandemia, gastando millones ayudando a otros países. Algo similar se puede ver en términos de cambio climático, con la histórica salida del Acuerdo de París. Sin embargo, hay una posible consecuencia adicional del debate, que afecte directo a la política mexicana.


Notas relacionadas


Los paralelos entre la política de EEUU y de México

Hay que reconocer que la situación caótica del debate no es algo que resulte desconocido a los votantes de México. Independientemente si el presidente López Obrador (AMLO) es la raíz directa o no de la radicalización de visiones en el país, similar a lo que es Trump en EEUU, hay un entorno más intenso. Temas tan simples y hasta irrelevantes, como la ropa del presidente, son objetivo de gran crítica. También quienes defienden al mandatario reaccionan con fuerza.

Varios agentes han notado que el panorama político del país, así como sucede en EEUU (y se evidenció en el debate de anoche) se ha vuelto más caótico y radical. Comentaristas dentro de medios como Excélsior han advertido sobre la gradual extinción del llamado “centro político”. Nueva Sociedad, desde 2018, lo veía como una consecuencia natural del hartazgo social y las décadas de corrupción. Por su lado, Expansión confirma esta tendencia a lo largo del país.

Un debate que sienta precedente para la política mexicana

Viendo los paralelos entre EEUU y México a lo largo de estos años, en concreto en términos de la polarización, se puede decir que el país está siguiendo los pasos de su vecino del norte. Es cierto que el nivel de radicalización en la República no es tan intenso como dio a entender el debate de anoche. Pero también hay que reconocer que se parece mucho a la situación que hace unos meses se veía en la Unión Americana. Tal vez sea una tendencia para el largo plazo.

En este sentido, hay una posibilidad que la radicalización, polarización y caos de EEUU que se mostró en el debate, tarde o temprano, se presente también en México. Claro, muchos podrían decir que ya hay niveles semejantes en algunos temas y con ciertos actores políticos. Pero si se establece un estado similar, constante y penetrante a lo largo de todos los temas de la vida diaria, sería un verdadero problema para el país. Así que se debe de estar muy al pendiente.

Otros artículos exclusivos para suscriptores