Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Con aumento de producción de fertilizantes, México dejará de depender de importaciones

AMLO impulsa la producción de fertilizantes para aumentar cosechas y beneficiar a los campesinos, pero más allá de esa visión, México dejará de depender, en gran medida, de las importaciones de fertilizantes

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Bayer futuro alimentacion campo
  • Más de la mitad de los fertilizantes que se utilizan en el 71.8 por ciento del territorio de cosecha en México son importados.

  • El Gobierno de AMLO, a favor de los agricultores y la economía de los mexicanos, impulsa la producción de fertilizantes.

  • Duplicando la producción mexicana, las importaciones reducirían su espacio de actuación a más del 20 por ciento y el mercado daría los primeros pasos a la independencia.

Hasta 2020, el 61.7 por ciento de los fertilizantes utilizados en México fueron importados de Rusia, China, Estados Unidos, Indonesia y Noruega, lo que significa que solo el 38.3 por ciento se produjeron en el país. Aunque el objetivo principal no es dejar de depender de las importaciones, la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), rehabilita las plantas de fertilizantes para que la producción aumente al doble y hasta el triple con el fin de apoyar a los productores, y más allá del apoyo al campo, el país tendrá mayor independencia de las importaciones y mayor control de los precios. 

De acuerdo con información del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), en promedio el 79 por ciento de los fertilizantes que se utilizan en el campo mexicano son importados; no obstante, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el porcentaje ha variado a través de los años, en 2014, el 51.1 por ciento fue importado; en el 2015, el 52.1 por ciento fue importado; en el 2016 el 56.6 por ciento; en 2017, el 57 por ciento; en 2018 existió un aumento no visto en los años mencionados y alcanzó el 61.5 por ciento y en 2019 se redujo a 54.1 por ciento.

En  2017 hubo una disponibilidad de 4.9 millones de toneladas de fertilizantes, de los cuales 66.4 por ciento fueron nitrogenados, 22.2 por ciento fueron fosfatados, 8.1 por ciento potasios y el 3.3 por ciento mezclas de nitrógeno, fósforo y potasio.

A través de los años, la dependencia de los nitrogenados o fertilizantes inorgánicos o químicos abarcan el mercado mexicano, ya que son los de mayor uso en el país y representa un total de entre 66.7 y 61.3 por ciento del total de la importación del producto y de ellos, la urea es el fertilizante de mayor volumen y valor.

“Los fertilizantes sintéticos son aquellos elaborados artificialmente y están compuestos principalmente por sales minerales de nitrógeno, fósforo y potasio; cuando contienen uno solo de estos elementos se les conoce como simples y cuando contienen más de uno se les conoce como compuestos: nitrogenados, fosfatados, potásicos”, dice el investigador Jesús Guzmán Flores en su reporte de investigación “Fertilizantes químicos y biofertilizantes en México”

En el caso de los fertilizantes nitrogenados, en abril de 2021, el volumen de producción de fertilizantes nitrogenados en México casi alcanza las 59.000 toneladas métricas, lo que representó un incremento del 20 por ciento con lo reportado en el mismo mes de 2020. De acuerdo con datos de Statista, la industria ha tenido un crecimiento desde febrero de 2021 en donde se produjeron 33.404 toneladas, escalando a 44.740 en marzo y llegando a los 59 en abril.

 

¿Cuánto reduciría el porcentaje de dependencia de importaciones en dado caso de duplicar la producción de fertilizantes en el país?

Hasta 2020, la Secretaria de Agricultura de la y Desarrollo Rural y el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) arrojó que de un total de 20 millones 664 mil 554 hectáreas a nivel nacional, en 14 millones 831 mil 778 hectáreas fue utilizado fertilizante, es decir, 71.8 por ciento del territorio de tierra cosechada en México utiliza fertilizante

Asimismo, la entidad con mayor uso es Sonora con 99.2 por ciento, Tlaxcala con 99 por ciento, Sinaloa con 98.6 por ciento, la Ciudad de México con 98.4 por ciento, Morelos con 97.2 por ciento y Chihuahua con 96.8 por ciento.

En 2014, el Inegi arrojó que la producción de fertilizantes fue de  48.9 por ciento, en 2015 de 47.9 por ciento, en 2016 de 43.4 por ciento, en 2017 de 43 por ciento, en 2018 de 38.5 por ciento, en 2019 de 45.9 por ciento y en 2020 de 38.3 por ciento.

En dado caso que la producción se duplicará la producción sería de 76.6 por ciento, tomando en cuenta el dado de 2020, lo que dejaría al mercado internacional una actuación del 23.4 por ciento de importaciones.

En la reducción de importaciones el país más afectado sería Rusia, quien abastece al país en un 28.5 por ciento, seguido por China con un 15.3 por ciento, Estados Unidos con 9 por ciento, Indonesia con 7.8 por ciento y Noruega con 4.1 por ciento.

La acción del actual gobierno busca impulsar la producción de maíz, frijol, arroz y trigo para el autoconsumo; sin embargo, el país podría producir mayor número de alimentos si se utilizaran correctamente los recursos.

Y es que desde los tiempos más fuertes de la pandemia en 2021, los precios del maíz y la soya ya mostraban un crecimiento preocupante. Asimismo, los precios elevados de arroz se debe a que el 83 por ciento de compra en el exterior; de trigo el 65 por ciento y de maíz amarillo el 73 por ciento y la alta dependencia a las importaciones hacen que los precios se muevan con el mercado internacional.

Y es que México se une a países como Estados Unidos, Canadá, Francia, España, Italia, Reino Unido y Noruega que utilizan más de 100 kg de fertilizantes por hectárea con 102,93 kg y no aumenta rendimiento de cultuvos, indica un mapa interactivo de Our World in Data.

En ese sentido, lo primero que tendría que hacer la gestión del actual presidente es utilizar nuevas tecnologías y capacitar a los agricultores para adoptar técnicas de buen uso de fertilizantes. Ello, en lo que aumenta la producción de las plantas de fertilizantes.

 

 

Leer más: 

Otros artículos exclusivos para suscriptores