Así puedes diseñar una estrategia moderna, dirigida a la confianza del consumidor

La confianza del consumidor es un indicador y punto de partida para que los mercadólogos diseñen mejores estrategias comerciales.

confianza del consumidor
  • La confianza del consumidor es un indicador y punto de partida para que los mercadólogos diseñen mejores estrategias comerciales.

  • Un estudio conducido por iProspect encontró que el 88 por ciento de los mercadólogos encuestados encuentra en la confianza del consumidor la base para vender y diferenciarse.

  • La decisión de compra del consumidor está ligeramente atada a la confianza por una marca, por lo que cuando esta acaba, el lazo se rompe de inmediato.

En su Barómetro de Confianza de 2018, Edelman descubrió que solo el 48 por ciento de los consumidores de Estados Unidos confiaba en las empresas, mientras que en 2017 la confianza era de 58 por ciento, por lo que dicho comparativo marca una contracción alarmante.

Las interpretaciones son distintas, desde las que nos advierten que la lealtad del consumidor se volvió celosa de sus estilos de vida, hasta que la oferta es tal, que ahora los momentos son los que definen la inclinación del consumidor por determinados productos.

Un elemento que es constante para entender la confianza del consumidor y trabajar en estrategias que la valoran y realizan campañas con esta perspectiva es el estado de confianza que hay entre marcas y consumidores.

Para diseñar una estrategia moderna que ataque la confianza del consumidor, una buena base para lograrlo es el estudio conducido por Mathew S Isaac y Kent Grayson, que fue publicado en Kellogg Insight, colocando a las siguientes estrategias publicitarias como las más creíbles entre los consumidores:

Una campaña que muestra el precio regular y el que incluye el descuento de una promoción específica.

Una estrategia publicitaria que resalta la alta calificación con que cuenta un producto en sitios como Amazon.

Promocionar el uso de un producto con la garantía de devolución del pago si no resulta satisfactorio para el consumidor.

Incluir menciones en las que se enlista la calificación de un producto dentro de un ranking.

Estos insights son interesantes indicadores de qué es lo que prioriza la decisión de compra de un consumidor cuando tiene que tomar una elección de producto/marca, sin embargo, algo que no puede omitirse cuando hablamos del diseño de una estrategia moderna que impacte en la confianza del consumidor, es el uso de la inteligencia artificial.

Un estudio (Future Focus 2019: Buscando la confianza) conducido por iProspect, agencia del grupo Dentsu Aegis Network, reveló que el 60 por ciento de los mercadólogos considera que la inteligencia artificial ofrecerá experiencia de mayor relevancia y cada vez más personalizadas al conumidor, por lo que la confianza del consumidor registrará un aumento.

Apelar por la confianza del consumidor obligará a las marcas a adoptar mejores desarrolles tecnológicos, con los cuales pueda integrar de mejor forma su producto con la decisión de compra que el mercado toma basándose en experiencias. Si bien la atención del consumidor esta dispersa por la amplia oferta de productos y el desgaste de los viejos cánones del marketing, la experiencia será la pauta a seguir y la tecnología la única oportunidad para lograr ganar la confianza.