Así es como Marlboro migra de una firma de trabajo a una de tecnología

Marlboro
Imagen de Bigstock
  • Marlboro está en un proceso de migración a una marca de tecnología

  • Philip Morris destinó cerca de 3 mil millones de dólares en su desarrollo de tecnología

  • Este movimiento ha despertado el interés de las personas por trabajar en la firma

Desde 2016, la empresa tabacalera Philip Morris, reconoció que el negocio de fabricación y venta de cigarros tradicionales se está terminando; este comentario lo hizo el propio director ejecutivo, Andre Calantzopoulos.

“Creo que llegará un momento en que tendremos la suficiente aceptación de estos productos productos alternativos como para empezar a plantear, junto a los gobiernos, una eliminación de los cigarros convencionales”, indicó el directivo a la BBC Radio 4.

Como alternativa a sus tradicionales productos, un cigarrillo sin humo salió al mercado, de inicio en Japón; para ello, Philip Morris invirtió 2 mil 980 millones de dólares en su desarrollo; además de que se trata de un producto con 90 por ciento menos de las toxinas más nocivas del tabaco tradicional.

A dos años de este anuncio que pocos creyeron, se sigue apostando por la inversión en I+D para reducir lo mayor posible, los efectos dañinos para la salud, además de que las prácticas al interior de la firma han ido cambiando.

“Antes éramos una empresa que vendía tabaco combustible, ahora nos estamos convirtiendo en una empresa de tecnología, y esto es un reto profesional que está atrayendo a jóvenes profesionales de empresas que a primera vista resultan mucho más sexy, como Google o Amazon” declaró Carlos Domínguez, director de recursos humanos de Philip Morris México en declaraciones con El Economista.

La idea de los nuevos trabajadores, explicó el directivo, atrae mucho a participar en la transformación de una empresa que antes se limitaba a producir y vender tabaco en una empresa que desarrolla productos de tecnología sofisticada que llevan la nicotina a los consumidores a través de “productos de menor riesgo”, que no implican procesos de combustión.

Y es que no es lo mismo vender un paquete de cigarros que un producto con un elevado contenido tecnológico como un cigarro electrónico. Antes, la probabilidad de que un consumidor contactara la empresa para quejarse por algún defecto en el producto era muy reducida.

Actualmente, los productos de la firma presentan mucho más puntos conflictivos, lo que se traducirá en un mayor número de quejas que deberán ser atendidas de manera eficiente por personal capacitado.

Retos por enfrentar.

Para Philip Morris, los retos que debe cumplir la firma radican en la correcta selección y capacitación de su personal en todos los niveles; asimismo, políticas de inclusión y diversidad; transformación de las formas de trabajo, con un modelo de mucha más autonomía a los colaboradores, además de que todos los departamentos, deben centrarse en las necesidades e inquietudes del cliente, expuso el medio.

De tal modo que se recurre a programas de “cross moves” (movimientos internos), los cuales consisten en que los colaboradores cambian de área, por ejemplo, de marketing a ventas y viceversa o nóminas a marketing.