x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Así de grande es el curioso mercado de los diamantes que se sintetizaron en un laboratorio

Los diamantes son para siempre, pero nadie dijo nada sobre que tienen que salir de una mina en la tierra para ser atractivos, ¿o sí?

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
diamantes
  • En EEUU, la compañía de diamantes sintéticos más reconocida es Diama, de Swarovsky

  • Dentro de la población millennial, el conocimiento sobre estas piedras preciosas alcanza una tasa de 68 por ciento

  • Más de la mitad de los consumidores jóvenes esperan encontrar este tipo de ofertas en tiendas departamentales convencionales

Una de las materias primas más cruciales en el mercado de la joyería y muchos otros bienes de lujo son los diamantes. No solo tienen un valor percibido enorme, gracias a años de trabajo y posicionamiento de la industria. Incluso han llegado a usarse ocasionalmente en algunas de las propuestas publicitarias más curiosas de empresas como McDonald’s. Pero hay un sub-segmento de esta industria al que tal vez no se le presta atención: Las rocas de laboratorio.

Hoy en día es un proceso relativamente crear diamantes sintéticos. De acuerdo con el New York Times, uno de los métodos más sencillos no es muy diferente de la manufactura aditiva. En otras palabras, muchas empresas ya están creando estas piedras preciosas con impresión 3D. En este contexto, surge una pregunta interesante: ¿Hay un mercado para estas joyas, o no es más que una pérdida de tiempo? Un nuevo reporte de Statista presenta cifras interesantes:

Los diamantes sintéticos van atrás… Pero crecen a buen ritmo

Con la ventaja que le sacan sus contrapartes naturales, no es extraño que estas piedras de laboratorio sean un mercado relativamente limitado. Para 2018, la industria de los diamantes sintéticos generó dos mil millones de dólares (mdd) a escala global. Una cifra muy por debajo de la joyería hecha con joyas naturales y otros accesorios de lujo. Sin embargo, se espera que su crecimiento en los próximos años siga una tendencia al alza, algo más lenta que sus rivales.

Crecimiento exponencial en el mercado

Si bien ahorita forman solo una parte modesta de la industria de la joyería a escala global, hay una expectativa muy positiva para este tipo de diamantes en el corto plazo. Para 2030, debería de ocupar el 10 por ciento del sector. Si bien parece una cifra reducida, se debe de considerar que para 2018 apenas abarcaban el dos por ciento de las ventas. Esto significa que, en poco más de una década, quintuplicará el tamaño de su segmento de mercado en todo el mundo.


Notas relacionadas


El país que respalda a los diamantes sintéticos es…

…China. La gigante asiática ha demostrado ser uno de lo mercados de consumo más grandes de todo el mundo. Casi por sí sola, ha logrado que organizaciones como Alibaba y Huawei se conviertan en poderes internacionales que rivalizan a empresas de carácter global. Y es muy posible que hagan lo mismo por los diamantes sintéticos. Para 2019, el 56 por ciento de este tipo de joyas se vendían dentro de la nación, cuadruplicando la participación de otras zonas.

Ahogando a las opciones “naturales”

Otra de las ventajas más importantes de los diamantes sintéticos es que no tienen las mismas restricciones de producción que sus contrapartes orgánicas. Para 2015, se produjeron unos 100 millones de quilates en las minas de todo el mundo, frente a cuatro mil 500 millones de quilates en los laboratorios. Y mientras que la extracción de las piedras preciosas será igual en 2025, se espera que la versión “artificial” escale su output en 500 millones de quilates anuales.

Los diamantes sintéticos y la vieja estratega del low-cost

Visual y estructuralmente, es muy difícil distinguir entre una piedra artificial y una natural. Sin embargo, los diamantes sintéticos claramente tienen una ventaja en costos y velocidad de producción. Y están aprovechando esta oportunidad para competir en precio con su variante orgánica. En 2017, la diferencia en precio para una piedra de 1.5 quilates de laboratorio y una “original” era del 20 por ciento. Para 2018, la brecha en costo ya era de un gran 40 por ciento.

Un mercado cada vez más reconocido

La ventaja más importante que tienen los diamantes naturales sobre los artificiales, en este contexto, parece ser el brand awareness. Sin embargo, hay cada vez más consumidores que saben sobre este tipo de joyas. En 2010, solo nueve por ciento de la población en Estados Unidos (EEUU) de hecho sabía que existían estas piedras preciosas hechas en un laboratorio. Pero para 2018, su reconocimiento ya alcanzaba al 51 por ciento de la población en general.

Otros artículos exclusivos para suscriptores