Argentina elige presidente sumida en la peor crisis desde la debacle de 2001

La grave crisis económica en la que está sumida la Argentina es el tema central del debate en los días previos a las elecciones generales del 27 de octubre.

Bigstock
  • El presidente Mauricio Macri busca la reelección con pocas expectativas tras los resultados de las primarias de agosto pasado 

  • En esa oportunidad, el candidato más votado fue Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner

  • El país vive su peor momento desde la crisis de 2001

El dólar traspasó la barrera de los 60 pesos en la Argentina, es un 27% más que hace sólo dos meses y tres veces más que en marzo de 2018, cuando comenzó a explotar una crisis de la que el país que gobierna Mauricio Macri no sólo no ha podido salir, sino en la que se sumerge todos los días un poco más.

Basta dar algunos datos: la inflación trepó al 46,7% en 2018 y se espera que ascienda hasta el 55% en 2019. La actividad económica de las empresas está en los niveles mínimos de los últimos 15 años y el consumo hace 20 meses que retrocede.

En ese contexto, los datos sociales son igual de alarmantes, se espera que la pobreza se acerque al 40% en este segundo semestre y que el desempleo siga ascendiendo como lo ha hecho sin freno desde el año pasado (ya superó el 10% de la población económicamente activa).

Argentina Mauricio Macri
Mauricio Macri es un reconocido hincha de Boca Juniors. Fue presidente de ese club. Bigstock.

Para peor, no hay perspectivas de mejoras a corto plazo debido a que para intentar frenar la crisis, el gobierno pidió más de 50 mil millones de dólares al Fondo Monetario Internacional. La devolución de ese crédito, más otros solicitados a bancos y organismos internacionales, jaquean las arcas nacionales porque suponen buena parte de los recursos corrientes.

Para el año que viene se calcula que la inflación seguirá arriba del 40% y que no descenderá ninguno de los indicadores relacionados con las oportunidades laborales ni con las condiciones sociales, lo que mantendrá encendida la agitación en las calles, ya de por sí convulsionadas de forma habitual en el país.

En este contexto muy adverso, este domingo 27 de octubre, más de 33 millones estarán habilitados para sufragar en las elecciones generales en las que el presidente Macri buscará su reelección y otros cinco candidatos pretenderán derrotarlo.

En rigor, sólo uno tiene posibilidades de dejar al empresario nacido en Buenos Aires sin su lugar en la Casa Rosada. Se trata de Alberto Fernández, un abogado que fuera jefe de Gabinete durante el gobierno del fallecido Néstor Kirchner.

El Frente de Todos cuando logró la mayor candidad de votos en agosto.

Fernández, que va acompañado en la fórmula del peronismo unido (llamado ahora Frente de Todos) por la expresidenta Cristina Fernández (no hay relación de parentesco entre ambos), fue el candidato más votado en las primarias de agosto pasado.

En esa oportunidad, Fernández obtuvo el 47,66% de los votos, frente al 32,09% que alcanzó Macri (representando a Juntos por el Cambio). Muy atrás quedaron el hombre de centro y ex ministro de economía Roberto Lavagna (8,33%), el representante de la izquierda Nicolás del Caño (2,86%) y los que forman parte de la extrema derecha política, Juan José Gómez Centurión (2,64%), y de la extrema derecha económica, José Luis Espert (2,19%).

Los seis competirán este domingo en una elección que para muchos analistas ya está definida debido a la amplia diferencia en las primarias.

Argentina y las posibilidades de Macri

La única chance de Macri es aspirar a un balotaje, que se podría producir si Alberto Fernández no llega al 45% de los votos y si, además, la distancia con el segundo es menor a 10 puntos porcentuales. Nada muy probable en las actuales condiciones del país.

El ganador, que asumirá el próximo 10 de diciembre, tendrá la complicada tarea de reconstruir un país sumido en la peor crisis desde la debacle de 2001, cuando bajo el gobierno del radical  Antonio de la Rúa y tras la salida de la llamada convertibilidad del peronista liberal Carlos Menem (un peso valió un dólar por una década) la pobreza llegó hasta el 50%.

Dos visiones

Macri es un presidente pro-mercado, por lo que su reelección sería bien recibida por los sectores financieros.

Fernández no es un hombre de izquierda (la izquierda es muy minoritaria en la Argentina), pero apoya la idea de una economía más basada en el fortalecimiento de la industria local, el control de las importaciones, rentas a las exportaciones (especialmente de productos primarios sin industrializar) y sistemas de subsidios a los servicios públicos.