Apps, las grandes ganadoras del periodo menstrual femenino

Las apps destinadas a la regla de la mujer cuentan con una base de usuarias de más de cien millones de clientes a nivel mundial

Imagen de Bigstock

Proyecciones de Statista señalan que el mercado global de aplicaciones dejará ingresos por más de 2.3 mil millones de dólares, un aumento del 14.5 por ciento en relación con lo recaudado en 2018; a su vez, se indica que el número de usuarios será de 822.5 millones, lo que significa un alza del 9.5 por ciento en comparación con el año pasado.

De tal modo que la apuesta por estos mecanismos móviles se incrementa conforme avanza el tiempo, además de que son cada vez más las industrias que desarrollan herramientas para acompañar al consumidor en su dispositivo móvil.

En este contexto, un artículo de Bloomberg, sostiene que uno de los mercados más destacados en la actualidad son aquellas relacionadas con el ciclo menstrual; y es que mediante la historia de Sarah Martín, una residente de Berlín, quien solía anotar su periodo en una agenda de papel en la que, también, dibujaba un pequeño corazón en los días que había tenido relaciones sexuales. Ahora, a través de una aplicación, lleva el control de su ciclo ya que “la aplicación se siente más privada y discreta”.

Y es que, como Martin, refiere el medio, más de cien millones de mujeres en todo el planeta utilizan aplicaciones gratuitas para monitorear la regla, tales como Flo, Glow, Ovia y Clue.

En tanto, algunas mujeres utilizan estas herramientas para quedar embarazadas, o, por el contrario, evitar quedar en cinta, mientras que también están quienes recurren a las aplicaciones para tener una mejor idea de lo que hace su cuerpo. En cualquier caso, las apps también incorporan una variedad de funciones con las cuales monitorean la salud.

A su vez, estas aplicaciones aprovechan los datos recopilados para ganar dinero con la idea de que podrán construir modelos de negocios a partir de esta información extremadamente sensible.

Punto ciego.

Desde Bloomberg, se sostiene que este tipo de aplicaciones no tienen que cumplir estándares de privacidad de, por ejemplo, médicos u hospitales; aunque tampoco son infalibles, refiere el medio, ya que Natural Cycles, una aplicación aprobada por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) fue criticada el año pasado luego de que mujeres en Suecia reportaron embarazos no deseados mientras la usaban.

Motivo por el cual, los reguladores suecos pidieron a la firma que exponga con claridad que no promete precisión del cien por ciento.

Por lo tanto, esto generó reacciones, una de ellas vino de Anna Glasier, investigadora de anticoncepción por la Universidad de Edimburgo, quien señaló que no hay dos ciclos exactamente igual, ni siquiera en la misma mujer.

Una aplicación “no hace más que confiar en que las personas no tengan relaciones sexuales en un momento determinado del ciclo. Y sabemos que eso no funciona muy bien”, fue la respuesta de la aplicación, quien también argumentó que su efectividad es de un 93 por ciento, basado en un estudio de aproximadamente 22 mil mujeres.

Este segmento de apps genera ingresos de por lo menos 350 millones de dólares en los últimos años; Flo lidera el mercado en Estados Unidos con una participación de 6 millones, a nivel global suma 28 millones de usuarios.

Fundada en 2015, la marca ha perfeccionado la aplicación ya que además del registro de su estado de ánimo, apetito sexual o acné, también recopila datos de la temperatura basal, la cual puede ayudar a la identificación de los días de ovulación.

La compañía sostuvo que recopiló más de 13 mil millones de puntos de datos, y su equipo de quince científicos de datos los tamiza en busca de patrones; con base en parte en sus conclusiones, la aplicación monitorea los ciclos irregulares al tiempo que envía una alerta cuando es probable que una usuaria conciba.

A su vez, esta aplicación gana dinero de la publicidad vendiendo anuncios segmentados a Procter & Gamble y Bayer. Mientras que, al interior de la aplicación, un test respaldado por Bayer, que vende un dispositivo intrauterino para regular el flujo menstrual abundante, incita a las usuarias a pensar si su sangrado menstrual es inusualmente intenso.

De tal modo, que una usuaria de Flo puede recibir anuncios sobre el uso de tampones, mientras que otra cliente puede recibir publicidad acerca de pruebas de ovulación.

Flor recalcó a Bloomberg, que es rentable si no tiene en cuenta los gastos de marketing y que un modelo de suscripción que lanzó a finales del año pasado; actualmente alrededor del 3 por ciento de las usuarias pagan hasta 10 dólares al mes por artículos y datos adicionales.

Por su parte, Glow, aplicación respaldada por el cofundador de PayPal, Max Levchin, comenzó a comercializar la fertilización in vitro directamente entre sus usuarias desde hace un año.

Mientra que, Ovia está tratando de vender una versión de pago de su aplicación a las aseguradoras así como grandes empleadores que desean saber cuántos de sus miembros o empleados quieren concebir, Bloomberg asegura que ambas empresas están certificadas de conformidad con las reglas e privacidad de pacientes de Estados Unidos y señalaron que no venden datos a terceros.

De tal modo que el mercado femenino ofrece amplias variantes de negocio, las cuales pueden generar dividendos si se cumple con una estrategia simple, saber qué quieren los consumidores y otorgar calidad elevada en todo momento.