¿Apple contra la publicidad en la nueva actualización de su sistema operativo?

En el marco de la presentación de la WWDC 2017, celebrada en San José California, Apple anunció el lanzamiento de su nuevo sistema operativo para Mac, High Sierra, mismo que estará disponible en versión beta a partir de este mes.

Entre las nuevas características de esta interfaz destaca una que en particular podría suponer un nuevo desafío para las marcas y sus equipos estratégicos en su tarea por entregar a las audiencias estrategias de comunicación en el momento indicado a través del canal adecuado gracias al seguimiento que diversas herramientas y recursos permiten hacer del viaje del consumidor en línea.

Con la intención de agilizar la velocidad de Safari en esta nueva actualización del macOS, Apple apuntó por agregar dos funciones que apuestan, desde la óptica de la empresa, por mejorar la experiencia del usuario.

En primer lugar, e nuevo sistema operativo impedirá que los videos se reproduzcan de manera automática cuando los internautas visiten cualquier página. La función fue denominada Audio Play Block, la cual está habilitada para detectar cuando un video empieza a sonar para darle el control al usuario de mantener la reproducción o bien manejarla con base a sus intereses.

A esto se suma una especie de rastreador de anuncios que que evitará que los anuncios sigan a las personas que navegan a todos los sitios que visitan a lo largo de su tiempo de conexión. De esta manera, dicho recurso apuesta por la ‘prevención de seguimiento inteligente’ con el objetivo de ‘evitar que los sitios web invadan la privacidad de los usuarios’ a través de su historial de navegación.

Para la industria de la mercadotecnia y la publicidad este movimiento podría implicar nuevos desaliños para llegar a los usuarios de Apple, toda vez que en tiempos actuales la publicidad programática es un gran aliado para satisfacer las demandas de personalización en la  entrega de información.

Basta con reconocer que en el caso de América Latina, por ejemplo, proyecciones de Magna Global destacan que durante 2014, la inversión en programática aumentó 67 por ciento para ubicarse en 836 millones de dólares, con lo que durante 2018 se espera que este tipo de publicidad represente el 61 por ciento del capital destinado a display.

De hecho, desde Zenith indican que al cierre de este año este tipo de publicidad represente el 58 por ciento de las inversiones totales destinadas al desarrollo de campañas publicitarias en digital a nivel mundial.

Aunque desde la óptica de los anunciantes este tipo de publicidad supone una gran ventaja, para los consumidores puede traducirse como una afectación a su privacidad misma, que cuando no es tratada con el rigor y eficiencia que reclama, termina por ser un asunto molesto en su experiencia de navegación.

Para ponerlo en contexto, es preciso mencionar algunos datos que dejan en evidencia la preocupación que los usuarios tienen por proteger su información, sobre todo, cuando de interacciones online hablamos. De acuerdo con un reciente estudio de RadiumOne, el 69 por ciento de lo que se comparte en línea a nivel mundial pertenece a la categoría de información difícil de rastrear, mientras que en Europa el porcentaje se ubica en 59 por ciento y en Norteamérica alcanza el 77 por ciento.

El objetivo de Apple es claro; su movimiento responder a una exigencia orgánica y de gran relevancia para el consumidor. La privacidad y seguridad de sus datos es lo primero.

Lo interesante será ver si esta actualización tendrá impactos para los anunciantes y, tañía más importante, si el movimiento podría ser replicado por otros jugadores del sector.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299