El cubre boca es uno de los accesorios indispensables para poder realizar actividades en los exteriores en gran parte del mundo, ya sea para hacer deporte, salir de compras o viajar en apps de servicios de traslados, en casi todos es un requisito. Así sucede también con la mayoría de las aerolíneas, como en American Airlines, empresa que ha decidido ‘cancelar’ a un cliente por negarse a acatar esta norma.

Ciertamente, a medida que se han ido flexibilizando las medidas de mitigación del coronavirus y muchas industrias pueden reactivar sus negocios, un gran número de marcas han establecido estrategias de comunicación y marketing para estimular que los consumidores se enteren y acaten los protocolos de seguridad e higiene para poder acceder a los productos y servicios. No obstante, esto no quiere decir que todos los clientes lo acepten.

De bajar de un vuelo a no volar por un tiempo

El jueves se dio a conocer que American Airlines determinó prohibirle volar temporalmente a un cliente que fue expulsado de un vuelo en Nueva York que se realizó esta semana, por negarse a usar una cubreboca a bordo del avión.

Ciertamente este accesorio es un requisito para las principales aerolíneas estadounidenses y tiene como objetivo frenar la propagación de coronvairus por lo cual muchas han ejecutado campañas para da a conocer la medida, incluso algunas proporcionan el equipo a sus pasajeros de manera gratuita.

No obstante, en el vuelo 1263 de American Airlines que partiría del aeropuerto LaGuardia de Nueva York con rumbo a Dallas, un pasajero a ponerse el cubrebocas por lo que la tripulación le pidió que desalojara la aeronave, acción que el cliente decidió aceptar.

Lo llamativo de la nota que ha hecho que muchos medios le den seguimiento, es que el pasajero es un activista conservador pro Donald Trump, que cuenta con alrededor de 400 mil seguidores en Twitter, red social en la que denunció su desalojo.

En su publicación argumenta que en su momento señaló a la tripulación de la aerolínea que el uso del accesorio no es de uso obligatorio, es decir ‘no es una ley’.

No obstante, aunque el consumidor tiene razón y no se trata de una legislación, la realidad es que sí se trata de una política que implementó y comunicó la aerolínea con su debido tiempo, en ese sentido, el pasajero debió tener conocimiento del requerimiento y por tanto, declinar viajar con esa compañía.

Al respecto, American Airlines dijo que revisó el incidente y “como resultado de esta revisión, al Sr. Straka no se le permitirá volar en American, ya que no cumplió con nuestra política establecida y las instrucciones de los miembros de la tripulación”, apunta la firma en un comunicado citado por CNBC.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299