No cabe duda que Amazon es una de las empresas que gana su reconocimientos por intentar satisfacer las necesidades de sus clientes; sin embargo, cumplir las expectativas de los compradores ahora parece cobrar factura al gigante del e-commerce.

El jueves pasado, al empresa de Jeff Bezos reporto una disminución en su utilidad en el actual trimestre como consecuencia de un aumento en los gastos para hacer más rápidos e eficientes sus sistemas de entregas, con lo que el rendimiento de la firma quedó por ligeramente por debajo de lo esperado por Wall Street.

El precio de envíos más rápidos

De esta manera, durante el trimestre acabado el 30 de junio de este año, Amazon ganó 2 mil 625 millones de dólares, cifra por debajo de los 2 mil 800 millones de dólares esperados por Wall Street.

A pesar de que Amazon reportó un crecimiento en ganancias de 3.6 por ciento durante el segundo trimestre de 2019, las acciones de la firma cayeron más de un uno por ciento luego del anuncio de estos resultados.

Para diversos analistas, lo resultados ahora reportados por la firma son consecuencia de los esfuerzos que está realizando para reducir a la mitad los tiempos de entrega para sus clientes Prime, con la firme intención de no ceder ante rivales como Walmart que ofrece entregas en dos días sin la necesidad de pagar una cuota de suscripción.

Perder para ganar

De acuerdo con algunos especialistas, lograr el ambicioso objetivo pudo haber tenido un costo estimado de 800 millones de dólares tan sólo durante el último trimestre.

Lo cierto es que perfeccionar su músculo logístico podría abrir nuevas oportunidades para Amazon así como consolidarse como líder en el terreno del e-commerce.

Al respecto vale mencionar que durante el segundo trimestre del años las ventas netas del minorista en línea llegaron a 35 mil 856 millones, un aumento de 12.5 por ciento por encima de lo registrado guante 2018.