Alianza entre marcas

Uber con Spotify o Ford junto a Tinder son algunos de los ejemplos de exitosas estrategias de co-marketing promocional, mediante el cual estas marcas explotaron nuevos canales para promocionarse, generando actividades con los consumidores y aprovechando ventajas en áreas donde no tienen la experiencia comercial.

La identificación de las marcas entre los consumidores a través del co-marketing llevó a Google a enlistar dentro de un estudio que analizó a firmas de moda y colocó a Gucci, Louis Vuitton y Supreme como las más populares entre los consumidores.

El co-marketing fue la clave para que Louis Vuitton, una de las firmas más tradicionalistas en lujo, se convirtiera en una marca tendencia, por su colaboración con una compañía de ropa urbana, conocida por ser muy aclamada entre la comunidad skater.

Un estudio de la Universidad Regent’s de Londres enlistó que hay al menos cuatro tipos de colaboraciones estratégicas, mediante las cuales las marcas buscan cumplir objetivos de patrocinio, cambios en la cadena de suministro, sustentabilidad o simplemente colaboración.

Las necesidades de las marcas de lograr resultados a través del co-marketing tiene que seguir un proceso en que a través de diversas etapas puedan madurar las ventajas sustanciales que las llevaron a asociarse, como lo puede ser reforzar el área tecnológica para adaptar a su marca a las necesidades del consumidor digital, pero sin olvidar que debe haber un journey amigable, donde no se tiene que esperar a que ocurran cosas, tiene que existir una simbiosis que se refleje en la satisfacción del consumidor.

EVITAR EL CONFLICTO

El reforzar la presencia dentro del mercado en el que lleva años vendiendo o darse a conocer en uno nuevo son parte de las tareas que persiguen las marcas cuando colaboran entre ellas, solo que este esfuerzo tiene que hacerse por etapas y evitar así un conflicto como el que ocurrió entre Lego y Shell, cuando el co-marketing entre estas dos firmas ayudó a la compañía de bloques a crear productos muy valorados por el mercado, porque reflejaba la realidad de los consumidores, con una estación de servicio amigable, por ejemplo.

Conforme pasaron los años de esta colaboración, también los enfoques del consumidor y el señalamiento de GreenPeace resonó en contra de esta colaboración, criticando que Lego acercara juguetes a los niños con la imagen de una marca cuestionada por sus malas prácticas ambientales.

Es por ello que una decisión inteligente en el diseño de una estrategia de co-marketing es respetar tus valores, adelanta René Ojeda, general manager de Mobike México.

“Lo principal es ser fiel a la marca y a los logros que debes conseguir como compañía; una vez con esto muy claro, tienes que buscar partners con los cuales puedas realizar y conjuntar esta estrategia con ello, para ir al mismo lugar. Es muy importante que el público vea a la marca con la que participas, que van al mismo punto y no a distintas metas”, explica.

TECNOLOGÍA, INDISPENSABLE

Uber se ha convertido para muchas marcas en un aliado tecnológico clave para dinamizar sus canales comerciales y renovar sus estilos de venta, al integrar un nuevo esquema de distribución.

“Llevamos muchos años haciéndolo con innovación en productos, alianzas con marcas que tienen que ver con la innovación de nuestros productos que lanzamos al mercado. También con tecnología, tal como lo hicimos con Uber, donde además de tener nuestro propio sitio web, también con Uber colaboramos en esta era de la colaboración, más que de la competencia”, reconoce Alejandro López, director de mercadotecnia de KFC México.

Esta apuesta por la tecnología no debe verse como un episodio obligado que los mercadólogos deben escribir en la historia de sus marcas, se trata de decisiones inteligentes que ayuden a resolver las funciones detrás del escenario comercial, en donde la elección del consumidor es la protagonista.

“La innovación es un factor primordial para que una estrategia de co-marketing sea exitosa. Si solo se enfoca en dividir esfuerzos y presupuestos, no es suficiente; tiene que sorprender a clientes actuales y potenciales. Que no sean tácticas hardshell, sino que promuevan la interacción con las marcas, que impliquen journeys amigables donde al final asombren a los clientes de una forma memorable”, advierte Daniela Antuna Madrigal, directora de Marketing en Club Premier.

La planeación eficaz de una estrategia de co-marketing inicia compartiendo el mismo objetivo entre las marcas involucradas: agregar valor a su propuesta, para que la decisión del consumidor los elija.

Un estudio de BrandZ descubrió que la implementación de innovación, tal como lo advierte Daniela Antuna de Club Premier y un diferencial de valor, son los elementos clave con que una marca puede crecer hasta un 11 por ciento en un año.

Ahí es donde radica la importancia del co-marketing, en reforzar a una marca para lograr que esta sea brutalmente relevante ante el consumidor y detone con las nuevas características de sus productos que oferta, la ventaja ante la competencia.