Acusan a Google de ser dominante en publicidad online… por tercera vez

Google es una de las compañías tecnológicas más grandes del mundo, de hecho se intercambia constantemente la cabeza del sector con Apple como la firma más valiosa. Esto ha motivado que extienda sus servicios y productos a un gran numero de consumidores, pero al mismo tiempo se pone bajo el radar de las autoridades reguladoras en las regiones donde opera.

Este jueves, la Comisión Europea volvió a establecer dos acusaciones en contra de la compañía de Mountain View, ambas relacionadas con el presunto abuso de posición dominante al favorecer sistemáticamente sus propios servicios.

La primera acusa a Google de dar preferencia de manera sistemática a sus servicios de comparación de compra (Google Shopping) en las páginas de resultados del buscador. Mientras que la segunda refiere que el gigante de internet abusa de su posición de dominio para restringir la posibilidad de que otras páginas web puedan desplegar publicidad de su competencia.

“Quien recuerde cómo era buscar en Internet antes de Google sabe cuánto ha hecho esa compañía por una web accesible. Pero eso no le da derecho a impedir que otros compitan”, señaló la comisaria europea de Competencia, Magrethe Vestager, ante la prensa.

La danesa argumentó que si las investigaciones “concluyen que ha infringido las normas antimonopolio de la Unión Europea”, la Comisión actuará para “proteger a los consumidores europeos y la libre competencia”, según recogen medios como El País y Deutsche Welle.

De acuerdo con las autoridades de la CE, los documentos que contienen las pruebas y la información necesaria sobre el caso ya fueron enviados a Google y a a su matriz, Alphabet. Ahora, la compañía estadounidense tiene un plazo entre 8 y 10 semanas, de acuerdo con diferentes versiones, para responder y reunir un archivo de defensa.

Si Bruselas no ve satisfecha sus exigencias con las respuesta que reciba de Mountain View, podría imponer una multa de hasta 10 por ciento de los ingresos de la compañía.

La rección no se hizo esperar. Un portavoz de Google comunicó que la compañía considera “que nuestras innovaciones y mejoras de productos han aumentado la elección de los consumidores comunitarios y promueven la competencia. Examinaremos los renovados casos de la CE y proporcionaremos una respuesta detallada en las próximas semanas”.

La otra acusación en contra de la compañía, es que de acuerdo con la CE, Google obliga a los fabricantes y operadores de smartphones y tablet con sistema operativo Android a instalar de forma predeterminada sus servicios, como su buscador, Chrome y Google Play, y no otros de marcas competidoras.

Esta no es la primera batalla que libra la Comisión Europea contra una tecnológica por posición dominante. El primero fue contra Microsoft hace más de diez años, que a principios de 2016 también enfrentó una acusación similar en China.

Facebook también ha enfrentado acusaciones similares. En marzo pasado fue investigada por las autoridades de Alemania para determinar si hacía uso de su posición dominante con las condiciones de uso de datos personales de sus usuarios.