Acusan a Google de desviar 23 mil millones de dólares a un paraíso fiscal

Según el reporte de la Cámara de Comercio, la oficina de Google en Holanda es usada para canalizar ingresos de regalías obtenidas fuera de Estados Unidos.

Google
Foto: Bigstock
  • La Cámara de Comercio de Holanda señaló a Google por desviar más de 20 mil millones de dólares a un paraíso fiscal.

  • El regulador indica que la oficina de Google en Holanda es usada para canalizar ingresos de regalías obtenidas fuera de Estados Unidos a Google Ireland.

  • En el mundo existen entre 21 y 32 billones de dólares de riqueza financiera privada, sin gravámenes o con poca carga de impuestos.

La Cámara de Comercio de Holanda acusó este jueves a Google de canalizar 22 mil millones de acuerdo con documentos presentados por la oficina gubernamental holandesa, la cantidad canalizada a través de Google Netherlands fue mayor que la que ya había desviado en 2016.

Por su parte Google, indicó que cumplen con la ley tributaria en todos los países en los que operan en todo el mundo.

“Google, al igual que otras empresas multinacionales, paga la gran mayoría de sus impuestos sobre sus ganancias corporativas en su país de origen y hemos pagado una tasa tributaria efectiva global de 26 por ciento en los últimos diez años”, agregó.

Según el reporte de la Cámara de Comercio, la oficina de Google en Holanda es usada para canalizar ingresos de regalías obtenidas fuera de Estados Unidos a Google Ireland, una filial con sede en Bermudas, donde las empresas no pagan impuestos sobre sus utilidades.

La estrategia tributaria, conocida como el “Sándwich Doble Irlandés Holandés”, es legal y permite que Google, propiedad de Alphabet, evite pagar impuestos a las ganancias en Estados Unidos o que Europa retenga impuestos sobre los fondos, que representan la mayor parte de sus ganancias en el extranjero.

Sin embargo, bajo presión de la Unión Europea y Estados Unidos, Irlanda decidió en 2014 una eliminación gradual del acuerdo, por lo que las ventajas tributarias de Google terminarán en 2020.

Google Netherlands pagó 3 mil 400 millones de euros en impuestos en Holanda en 2017, mostraron los documentos, sobre una ganancia bruta de 13 mil 600 millones de euros.

¿Quién es es quién entre los paraísos fiscales?

Suiza y Estados Unidos encabezan el indicador mundial de paraísos fiscales, un barómetro que clasifica a las jurisdicciones de acuerdo con sus regulaciones en torno al secreto financiero y a los flujos que reciben de capitales, y que en su mayoría son ilegales o ilegítimos.

El Índice de Secreto Financiero (Task Justice Network) asentó que Estados Unidos superó a las Islas Caimán como el segundo mayor paraíso fiscal en el mundo.

El informe destacó que existen entre 21 y 32 billones de dólares de riqueza financiera privada, sin gravámenes o con poca carga de impuestos, en jurisdicciones secretas de todo el mundo, lo que causa un profundo perjuicio al desarrollo.

“El mundo del secreto crea un criadero criminal para múltiples males incluyendo fraude, fraude fiscal, evasión de regulaciones financieras, malversación de fondos, uso de información privilegiada, soborno, lavado de dinero y mucho más”, indicó el informe.

El informe destacó que los flujos financieros transfronterizos ilícitos se han estimado que ascienden a entre el billón y el billón y medio de dólares por año, con lo que superan por mucho los 135 mil millones de dólares destinados aproximadamente a la asistencia global para el desarrollo.

Desde la década de 1970, sólo los países africanos han perdido más un billón de dólares en fuga de capitales, mientras que las deudas externas combinadas de esas naciones ascienden a menos de 200 mil millones de dólares.

La “competencia” entre jurisdicciones para proporcionar servicios secretos, especialmente desde que la era de la globalización financiera realmente despegó en la década de 1980, se convirtió en una característica central de los mercados financieros mundiales, según el documento.

Los problemas van más allá de los impuestos. Al proporcionar secreto, el mundo extraterritorial corrompe y distorsiona los mercados y las inversiones, configurándolos de maneras que no tienen nada que ver con la eficiencia.