Activismo y punk: Pussy Riot responsable de la invasión que detuvo la final Rusia 2018

Pussy Riot-Rusia 2018-Mbappe
Imagen: Twitter vía @pussyrrriot

Fue al minuto 53 de la final de Rusia 2018 en la que jugaban las selecciones de Francia y Croacia cuando varias personas invadieron la cancha, una acción que más de fanáticos del futbol, tiene sus motivaciones en el activismo.

Fueron en total cuatro personas las que entraron en el campo de juego del estadio Luzhniki de Moscú durante la final del Mundial de Rusia 2018; el partido se encontraba 2-1 a favor de los franceses cuando una de las invasoras chocó las palmas de sus manos con las de Kylian Mbappé.

Las cuatro personas invadieron el campo al minuto 53 y fueron rápidamente controlados y retirados por agentes de seguridad, tras lo cual continuó el juego, según informa AFP.

Los responsables de entrar a la cancha forman parte de Pussy Riot, colectivo ruso que se adjudicó a través de redes sociales en el que explicaron que su acto denominado “El policía entra al juego” fue como parte del homenaje por el aniversario de la muerte del poeta ruso, Dmitriy Prigov, y recordando una de sus obras abordando la dualidad de la figura del policía (el celestial y el terrenal).

“La Copa Mundial de la FIFA nos ha recordado las posibilidades del policía celestial en la Gran Rusia del futuro, pero el policía terrenal, al entrar en el juego sin reglas, rompe nuestro mundo”, sostiene el grupo activista en su mensaje.

The Pussy Riot es un proyecto realizado por un grupo de artistas punk que abogan por la libertad de expresión, feminismo y contra diversas posturas políticas, en particular han tenido momentos muy ríspidos con el presidente ruso Vladimir Putin.

La protesta suele ser un recurso del activismo para hacer propaganda en rechazo o promoción de alguna causa, y la finalidad de este grupo activista -entendiéndolo como lo define la RAE, como el ejercicio del proselitismo y acción social de carácter público-, busca expresar al mundo un mensaje contra el actual de las fuerzas policiales en Rusia.

Este grupo suele estar preste en muchos momentos de coyuntura política y también deportiva, en su momento participaron en el Women in the World Summit de 2014, en el que Hillary Clinton impartió una conferencia y hace cuatro años realizaron diversas manifestaciones contra la intolerancia a la homosexualidad en Rusia, en el contexto de los Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014.

Hoy vuelven a elegir una de las ventanas de exposición de mayor alcance que pueden existir en el mundo, la final de Rusia 2018 puede tener un alcance potencial de más de mil millones de personas (eso tuvo la final de Brasil 2014, según la FIFA).